Kazajistán afirma haber frustrado un "golpe" antes de las presidenciales

Kazajistán anunció el jueves la detención de siete partidarios de un líder de la oposición exiliado, acusados de planear un "golpe de Estado", días antes de las elecciones presidenciales en este país, el mayor de Asia Central.

Las detenciones se producen menos de un año después de la brutal represión de disturbios sin precedentes del pasado enero, que dejaron 238 muertos y empezaron como protestas contra la subida del combustible.

El presidente Kasym-Jomart Tokáyev, que en su momento ordenó "disparar a matar" a los manifestantes, aspira el domingo a un nuevo mandato, presentándose como el hombre de la renovación y la armonía nacional.

Según el Comité Nacional de Seguridad (KNB), las siete personas detenidas el jueves forman parte de un "grupo criminal que lleva meses discutiendo planes para organizar disturbios, un golpe de Estado y proclamar un gobierno provisional".

Los sospechosos "simpatizan con el banquero fugitivo Mukhtar Abliazov", un opositor exiliado con el que "comparten los mismos puntos de vista", dijo la KNB en un vídeo.

El KNB afirma que "desde los sucesos de enero, elementos radicales han seguido desarrollando planes para desestabilizar el país y tomar ciudades de Kazajistán, incluidas Almaty y Astaná", la mayor ciudad y la capital del país, respectivamente.

Tokáyev, un exdiplomático de 69 años, prometió construir un "nuevo Kazajistán" más justo y menos corrupto y se deshizo del clan de su predecesor, Nursultán Nazarbáyev.

dr-bk/pc/mar