Cómo Kate Middleton se convirtió en el arma secreta de la familia real

·5  min de lectura
 (Getty)
(Getty)

Los últimos años han sido muy caóticos para la familia real británica. El príncipe Harry y Meghan Markle dejaron de ser miembros de la realeza de alto rango, y luego se reveló la vida dentro de la institución; el príncipe Andrew fue acusado de abusos sexuales (el duque de York ha negado sistemáticamente todas las acusaciones contra él) y la reina ha sufrido algunos contratiempos el mismo año en que perdió a su marido, el príncipe Philip. Ha sido todo un viaje.

Sin embargo, ha habido una persona que ha permanecido tan incondicional y firme como el sol: Kate Middleton.

Hoy, cuando la Duquesa de Cambridge celebra su 40 cumpleaños, también celebra algo más de 11 años desde que entró en escena. Y en todo este tiempo no se ha equivocado ni un ápice. Para la familia real, Kate es una apuesta segura, su arma secreta. Pero el poder de Kate no radica en que se aleje radicalmente de la tradición ni en que adopte ningún tipo de postura progresista. Está en lo que muchos la critican: ser un poco, bueno, aburrida.

Aburrido no significa malo en los círculos reales. Solo hay que pensar en el ya famoso “annus horribilis” de la Reina, durante el cual tres de sus hijos se separaron de sus parejas, los cotilleos en torno a la Princesa de Gales dominaron las portadas de los tabloides, se produjo un incendio en el Castillo de Windsor y, por supuesto, hubo esas fotos de Sarah “Fergie” Ferguson haciéndose chupar los dedos de los pies.

A diferencia de Fergie, o de la princesa Diana o incluso de Meghan, que dijo, mientras era una trabajadora real, que “no basta con sobrevivir”, en lo que respecta a la firma, Kate apenas ha puesto un pie fuera de la línea, desempeñando el papel de reina consorte a la perfección, lo que la ha convertido posteriormente en el mayor activo de la firma.

El príncipe William y Kate Middleton el día de su boda en 2011 (Getty)
El príncipe William y Kate Middleton el día de su boda en 2011 (Getty)

La popularidad de la duquesa entre el público se ha mantenido tan boyante como sus rizos a lo largo de su mandato real. Una encuesta de YouGov publicada el año pasado con motivo del décimo aniversario de boda de Kate y William, reveló que el 43 por ciento de los encuestados cree que Kate sería una buena reina cuando llegue el momento. Otra encuesta de YouGov sitúa a Kate entre los tres miembros de la realeza más populares en activo, con solo la Reina y William por encima de ella, y su marido por poco.

Kate también tiene un grupo de fans especialmente fuerte, que ha crecido exponencialmente con la llegada de las redes sociales. Hay blogs y sitios web que detallan todo lo que lleva, foros dedicados a discutir cada elemento de su existencia real; una infinidad de libros han trazado su vida, su trabajo y su forma de vestir; y la etiqueta #KateMiddleton tiene más de 811 millones de visitas solo en TikTok.

Sin embargo, convertirse en la esposa de un Windsor no es nada fácil. Solo hay que ver a Meghan, a la princesa Diana y a Fergie -esta última afirmó recientemente ser “la mujer más perseguida de la historia de la realeza”- para darse cuenta de ello. El papel de una miembro de la realeza en activo no es fácil de entender, incluso Meghan dijo en la entrevista que ella y Harry concedieron a Oprah Winfrey el año pasado que no “entendía del todo” lo que era el trabajo. En el caso de Kate, parece que se ha tomado el papel con calma, pero no ha estado exenta de contratiempos. La llamaron “Waity Katie” en la década de 2000, vio invadida su intimidad cuando una revista francesa publicó fotos suyas en topless en 2012 y tuvo que revelar cada uno de sus embarazos antes de tiempo debido a que sufría hiperémesis gravídica.

La forma en que Kate llegó a la familia real está bien documentada, y desde el momento en que conoció a William en la Universidad de St Andrews, hace casi dos décadas, ha demostrado ser perfectamente dócil, incluso durante los meses en que la pareja se separó brevemente en 2007. En la última década, Kate ha seguido el ejemplo de la Reina, llevando a cabo cada una de sus visitas y eventos reales de forma obediente, con aplomo y sonriendo sin un mechón de pelo fuera de su sitio.

También ha sido una defensora de la salud mental, iniciando la campaña Heads Together con su marido, y ha sido durante mucho tiempo una defensora de la sostenibilidad, volviendo a llevar sus trajes a eventos de alto nivel. Si nos fijamos en su papel más tradicional, también hizo lo que cualquier esposa real debe hacer: dio a luz a la descendencia real. En 2013 nació el príncipe George, que desbancó a Harry de su puesto en la línea del trono. La princesa Charlotte y el príncipe Louis le siguieron en 2015 y 2018 respectivamente.

William y Kate con sus hijos, el príncipe Louis, la princesa Charlotte y el príncipe George, en 2020 (Getty)
William y Kate con sus hijos, el príncipe Louis, la princesa Charlotte y el príncipe George, en 2020 (Getty)

Si tenemos que señalar un momento concreto en el que la popularidad de Kate se disparó, sería el día en que se bajó de aquel auto frente a la Abadía de Westminster, vestida de Alexander McQueen a medida, y caminó por el largo pasillo para casarse con el príncipe William. Fue el comienzo de una nueva y emocionante era para la monarquía, que debía continuar con la incorporación de Meghan y Harry después de que la pareja se casara en 2018. Por un momento, incluso se les llamó los “Fab Four” y estábamos emocionados por ver qué nos depararía el futuro del cuarteto.

Pero estas esperanzas de que las parejas pavimentaran una nueva dirección para la monarquía se evaporaron rápidamente una vez que Harry y Meghan decidieron irse. Mientras que William y Kate volvieron a popularizar la monarquía, eran Meghan y Harry los que iban a modernizarla: con los Sussex desaparecidos, los Windsor seguían con normalidad. Pero así es exactamente como le gusta a la Reina. Al fin y al cabo, Su Majestad valora la tradición, el aplomo y la caridad por encima de todo, y Kate tiene todo eso a montones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.