Karina se reinventa en la música y enfrenta al reggaetón

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 17 (EL UNIVERSAL).- "Yo vengo de la época de los vinilos", reconoce entre risas la cantante Karina, quien comenzó su carrera en los años 80 con temas clásicos como "A quién" y "Sé cómo duele", que fueron parte del "Lado B" de su primer disco, "Amor a millón", con el que no sólo saltó a la fama internacional, sino que se consolidó como una de las artistas con más copias vendidas en su natal, Venezuela.

Ahora, con 35 años de trayectoria, la experiencia le ha dado a Karina la oportunidad de defender su música aún en una industria completamente distinta a la que conoció.

"No hay un punto de encuentro, no hay nada que se parezca a lo que se hacía antes, venimos de otro tipo de industria, todo ha cambiado, desde la forma de presentación, la forma en la que escuchamos la música y obviamente por el fondo de las letras, venimos de grandes letras, grandes autores y hoy por hoy lo que impera es lo urbano, el reggaeton, letras fuertes", dijo Karina en entrevista.

Con su nuevo tema "Me quiero", intenta defender al género pop con una melodía romántica que habla sobre el amor propio.

"Siento que hay un lugar importantísimo para aquellos que persistimos en esto de escribir cosas diferentes porque ahorita una balada es lo más diferente que puedes escuchar en el medio, lo clásico ha pasado a ser lo alternativo; si no estás cantando algo medio reguetonero piensan 'eso nadie lo va a escuchar, no lo suenan en la radio', sin embargo creo que los que estamos en este género debemos insistir en nuestra propuesta, porque la verdad también vende y vende mucho", aseguró.

La letra de la canción, que forma parte de su nuevo próximo disco, fue escrita en colaboración con Fernando Osorio y Judy Buendía. Habla de la fuerza que Karina tuvo que buscar y encontrar después de enfrentar situaciones difíciles como la soledad en su carrera y su divorcio el año pasado, de Marcelo, su pareja por más de 20 años.

El mensaje va dirigido tanto al empoderamiento femenino, como para los hombres y la comunidad LGBT+, de la que ella se siente parte por tener un hijo transgénero.

"Yo también formo parte de esa comunidad porque soy una mamá de un chico trans, entonces somos una comunidad muy grande y quiero hacer que no olviden que toda esta gente tiene también padres, tiene hermanos, o sea, somos una familia y que obviamente el amor propio no se limita a un sexo o a un género, obviamente el amor propio es para todo el mundo", afirmó.