Karina Milei, la estratega detrás del fenómeno que desafía a la política tradicional

·6  min de lectura
Karina Milei, “el jefe”; así la llama el diputado nacional a su hermana y mano derecha
Ignacio Sánchez

Eufórico y emocionado, tras haber conseguido un 13,66% de los votos en las PASO Javier Milei salió a festejar con los seguidores que se apretujaban afuera del hotel Gran View, en Balvanera. Había pasado la medianoche y era un desborde total: los fanáticos saltaron las vallas y al economista debió ser rescatado por la seguridad privada. Varios guardias lookeados con remeras negras y la inscripción Milei 2021 en amarillo lo sacaron del tumulto y lograron meterlo en la recepción, antes de cerrar la puerta de nuevo. “Sí, sí. Yo estoy bien”, contestó Milei -que todavía se acomodaba su camisa- minimizando las consultas de sus guardias. “¿Mi hermana?, ¿Kari?”, preguntó mientras la buscaba con la mirada. “Estoy bien, estoy bien”, contestó ella que venía un poco más atrás, mientras se peinaba. Una vez juntos, subieron para seguir el festejo con el equipo.

Karina Milei es la hermana menor del economista. Tiene 49 años, dos menos que el diputado. Hace una década que trabajan juntos. Antes, ella también se dedicaba a los negocios familiares, pero hoy su agenda está volcada completamente a la carrera política de Milei. “Es el ser humano más maravilloso del planeta”, la endulza. Ella devuelve los elogios y dice admirar a su hermano.

El jefe”, como la llama Milei, es quien mejor lo conoce y en quien él más confía. Funciona como un filtro y sabe sobre sus gustos. Para Milei, todo tiene que tener el visto bueno previo de Karina. Entre otras cosas, es ella quien maneja su agenda, coordina sus charlas y conferencias. Pero su tarea excede ampliamente lo organizativo, es su mano derecha y la estratega de su campaña. Lo acompañó a lo largo del camino para convertirse en diputado y todo necesitó de su aprobación. “Es quien tiene la última palabra”, cuentan desde La Libertad Avanza. “Siempre uno tiene que tener alguien a quien reportar. En mi caso yo reporto a mi hermana”, dijo Milei en LN+. Hoy, Karina también se jacta de estar “metida en todas las áreas”. Pasa gran parte de sus horas reunida en un café a la vuelta de su casa, en Vicente López.

Alberto Fernández avaló el contrapunto económico con el kirchnerismo y propone definirlo en una interna: “Vayamos a las PASO”

Fue a ella a quien se le ocurrió la idea de sortear el sueldo de Milei como diputado todos los meses, una idea criticada tanto por el oficialismo como la oposición, pero considerada un éxito en la base de operaciones libertaria por la repercusión que genera . También anotó entre sus goles las clases públicas con las que Milei recorre el país pese a que también tuvieron que superar varios cuestionamientos de algunos asesores que consideraban que no habían funcionado en política, era muy riesgoso y probablemente tendrían poca convocatoria.

Karina es quien piensa en Milei como marca. Es ella quien ideó la estética rockera que tiene cada presentación del diputado. Pensó en la puesta en escena, los videos que ilustran la previa, la música, la forma en el que el economista entra por el público: toda la puesta en escena. “Mi hermana siempre me espera en el escenario porque es la gran arquitecta”, afirmó el diputado en LN+. Lo hace desde hace años, cuando su hermano protagonizó el show teatral “El consultorio de Milei” se ocupaba desde lo administrativo hasta del diseño de los cuadernos.

También se ocupa de su imagen. Fue su hermana quien le recomendó abandonar el diseño rayado en la vestimenta formal. Por eso, Milei se compró cinco trajes, en distintas gamas de gris.

Javier Milei en uno de sus actos, donde suele entrar por el medio del público y cantar en el escenario
Fabián Marelli


Javier Milei en uno de sus actos, donde suele entrar por el medio del público y cantar en el escenario (Fabián Marelli/)

“Ya tenemos la ganadora. Es de 1978. Ahora la vamos a llamar a ver si está”, afirma Karina en el vivo del último sorteo de Milei. “Ahora te voy a pasar con Javier Milei porque ganaste el sorteo de la dieta, te va a llamar”, dice minutos después. Exceptuando el primero que fue en el acto de Mar del Plata, los demás sorteos los transmitieron en vivo. En todos, fue Karina quien estuvo a cargo del sorteo y al lado de su hermano. “Habla con Karina que es como hablar conmigo”, suele decir Milei ante quienes buscan contactarlo. Quienes los conocen afirman que se complementan muy bien. Mientras que él es el “animal político”, a ella la consideran “el alma del proyecto”. “Esto no podría funcionar si no estuviera ella”, afirmó uno de los dirigentes del partido.

Mientras que su hermano prefiere estar delante de cámara, Karina elije el detrás. Intenta mantener su bajo perfil pese al boom Milei y no quiere hablar sobre ella con los medios. Una de las pocas veces que se la vio hablando a cámara fue cuando lo acompaño al debate en TN. “Él es muy aplicado y hace caso”, dijo en la alfombra roja del debate. Otra excepción fue cuando lo acompañó en el escenario en donde actuó como su secretaria.

Al igual que su hermano, la mujer de 49 años tampoco tiene hijos. Vive en una torre en Vicente López, a pocas cuadras de sus padres. Tras varios años sin hablarse, y luego de que Milei afirmara que para él estaban muertos, fue ella quien, con la ayuda de un amigo, logró reconciliarlos antes de la pandemia. Al punto tal que durante la cuarentena el economista se mudó con ellos para ayudarlos. Karina se ocupaba de su madre y Milei de su padre.

Crecieron en Villa Devoto, en el seno de una familia de clase media. Su papá, Norberto, era colectivero y su mamá, Alicia, ama de casa. Cursaron la primaria y secundaria en el Instituto Cardenal Copello.

Crecieron en Villa Devoto, en el seno de una familia de clase media. Su papá, Norberto, era colectivero y su mamá, Alicia, ama de casa
Gentileza Familia Milei


Crecieron en Villa Devoto, en el seno de una familia de clase media. Su papá, Norberto, era colectivero y su mamá, Alicia, ama de casa (Gentileza Familia Milei/)

Hoy inscripta en la categoría G de monotributo, Karina Milei es relacionista pública y artista. Hizo varios cursos de arte y pinta. Cuenta también con un posgrado en eventos. Quienes la conocen cuentan que se da maña con las manualidades. Ha colaborado con la maqueta del Banco Central que Milei hacía estallar al final de la obra. Le gusta cocinar, hace repostería y en una época de su vida vendía tortas. Al teatro ha llevado chocolates. Volvió a demostrar su habilidad hace poco cuando a Santiago Oría, el cineasta que acompaña a Milei, le hizo una torta con una cámara para su cumpleaños.

Su hermana es lo más importante a nivel afectivo en la vida de Milei que hace años también lo acompaña en su vida laboral. Desde el principio de la campaña, el repite que le gustaría que lo acompañe siempre, aunque evitaba definir qué cargo ocuparía. Hace pocos días lo reveló. “Si yo fuera presidente, creo que mi hermana jugaría el rol de primera dama”, afirmó Milei y agregó: “Uno de los chistes que nos hacemos es que yo hice todo esto para que sea primera dama”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.