Karely Ruíz vende su ropa a 50 pesos; la corren del mercado

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 7 (EL UNIVERSAL).- Karely Ruíz, una de las personalidades más conocidas de OnlyFans, vivió una experiencia amarga, luego de que se presentara en un mercado para vender la ropa que ya no usaba y, aunque en principio, fueron muchas las personas que se acercaron, la influencer tuvo que retirarse al poco tiempo, ya que la mujer encargada de monitorear la venta del mercado no le permitió que siguiera vendiendo, bajo el argumento que ahí trabajan sólo personas que lo necesitan.

No hay semana que transcurra sin que Karely, una de las influencers más queridas del momento, esté involucrada en una polémica o que, sencillamente, se convierta en tema de conversación en redes sociales. En esta ocasión, la joven de 21 años se conectó en una transmisión en vivo con sus fans para relatar un desagradable momento que vivió, mientras se proponía vender ropa que ya no utiliza pero que aún se encuentra en muy buenas condiciones.

La transmisión la hizo desde Acapulco, ciudad a la que viajó porque participaría en una fiesta organizada en el Hanna Sun Club.

La influencer contó que se sentía molesta, debido a que le pidieron que se retirara del mercado, cuando no se encontraba haciendo nada malo, sino que quería vender su ropa, tal y como las y los otros comerciantes lo hacen. Sin embargo, Karely no tuvo la misma suerte que las personas que trabajan en el mercado, debido a que comenzó a vender su ropa aún sin antes hablar con la encargada del lugar.

De acuerdo con el relato de la influencer, cuando arribó al mercado en su camioneta, a lado de una amiga y un amigo, lo primero en lo que se interesó fue en hablar con la persona que da los permisos a las y los comerciantes. Sin embargo, le indicaron que no se encontraba en ese momento, por lo que optó por comenzar la venta.

La joven ofreció diferentes prendas de ropa (algunas usadas y otras todavía con etiquetas), como top, blusas, vestidos y faldas, todas ellas a precios que oscilaban entre los 50 pesos, o tres por 100 pesos, según relató Ruíz.

Al poco tiempo –recordó- era muchas las personas que se acercaron a comprar algo y también en búsqueda de retratarse a lado de la influencer y, aunque Karely no se negó, sí les solicitó que esperaran al final de la venta, ya que uno de los amigos que la acompañaban pudo notar como algunas de las personas presentes tomaron algunos artículos sin pagarlos, acción que no le pareció bien, pues resaltó que nunca es bueno robar, sobre todo, cuando estaba ofreciendo la ropa a precios tan accesibles.

Pero, mientras Ruíz y sus acompañantes, seguían con la venta de prendas, finalmente la encargada del mercado se hizo presente, evidenciando la molestia que le producía que Kaely estuviera vendiendo:

"Llega la señora y dice '¿esta vieja qué se cree? Es que tú no tienes necesidad de vender, solamente la gente necesitada es la que viene a vender, tú no. Tú tienes dinero'. Se notó la envidia de volada", indicó.

Y aunque Ruiz expresó que le ofreció los 700 pesos que había ganado, hasta ese momento, la mujer no cambió de opinión y, de pronto, la tensión entre ambas comenzó a intensificarse, pues Karely le dijo a una de sus amistades que la mujer se arrepentiría por negarle la oportunidad de vender, comentario que la encargada del mercado escuchó y la hizo enfadar, pues le preguntó directamente si estaba tratando de amenazarla.

Finalmente, Kaely –al percatarse de la situación- prefirió retirarse, pese a que todavía tenía mucha ropa por vender. La joven, además, compartió que tenía pensado darle a una mujer, que pide dinero en las inmediaciones del mercado, las ganancias que se juntaran de la venta de ropa, pues, habitualmente, no vende su ropa, sino que la regala.

La influencer también lamentó el altercado, pues recordó que -hace algunos años- trabajaba vendiendo ropa en un local de mercado a lado de su madre y su padr,e por lo que, por un momento, revivió viejas épocas.