Kansas: Familia de niño muerto en parque recibe 20 millones

KANSAS CITY, Kansas, EE.UU. (AP) — La familia de un niño de 10 años que murió en un tobogán gigante en un parque acuático en Kansas recibirá casi 20 millones de dólares bajo un acuerdo judicial, se conoció el jueves.

El pago mayor a la familia de Caleb Schwab, de 14 millones de dólares, será de SVV 1 y KC Water Park, dos empresas asociadas con el operador texano de parques acuáticos Schlitterbahn, informó el diario Kansas City Star.

El resto del dinero provendrá del contratista general, el fabricante de la balsa y una compañía consultada sobre el tobogán acuático de 17 pisos "Verruckt", llamado el más alto del mundo. El tobogán está cerrado desde la muerte de Caleb el 7 de agosto de 2016.

Se había anunciado los acuerdos, no así el monto. El Star presentó mociones al tribunal para obtener los documentos con el argumento de que los responsables de la muerte de Caleb debían rendir cuentas al público.

El padre de Caleb es el legislador estatal republicano Scott Schwab. Los abogados de la familia se negaron a hacer declaraciones. Previamente habían dicho en un comunicado que la familia estaba “resuelta a obligar a los responsables de la tragedia a rendir cuentas y hacer todo lo posible para asegurar que esto jamás vuelva a sucederle a otra familia”.

La vocera de Schlitterbahn, Winter Prosapio, dijo en un correo electrónico al Star que la familia de Caleb y otros afectados “siempre estarán en nuestros pensamientos y oraciones”. La empresa había dicho que desmantelaría el Verruckt una vez que lo permitiera la corte, aunque no estaba claro cuándo sucedería.

Verruckt, que en alemán significa “demente”, consistía en balsas para varias personas que caían desde una distancia de 17 pisos a 105 kph (70 mph), luego ascendían una loma y caían 14 metros (30 pies) a una alberca. Durante la caída, Caleb fue decapitado, dijo a The Associated Press una persona allegada a la investigación que habló bajo la condición de anonimato por no estar autorizada a hacerlo públicamente. Dos mujeres que fueron en la balsa con Caleb sufrieron heridas faciales graves.