Kansas: Buscan cambiar nombre a río con connotación racista

Associated Press
·2  min de lectura

LEAWOOD, Kansas, EE.UU. (AP) — Las personas que buscan cambiar el nombre de un arroyo anodino en Kansas llamado Negro esperan que sus esfuerzos también conduzcan al cambio de nombre de otras características geográficas en el estado que usan términos con connotaciones racistas.

Muchas de las características que incluyen la palabra Negro en sus nombres tienen vínculos históricos con la violencia contra los negros, según historiadores.

Kansas tiene al menos seis accidentes geográficos con la palabra Negro en el nombre, incluido un campo petrolífero en el condado de Cowley y un arroyo en el condado de Atchison. El esfuerzo de cambio de nombre hasta ahora se ha centrado en un afluente del río Blue que atraviesa un campo de golf en Tony Leawood y partes del sur de Overland Park en el condado de Johnson, Kansas.

Nadie sabe exactamente cómo el arroyo llegó a llamarse Negro Creek en los años de 1850, pero una teoría principal es que recibió su nombre de un esclavo que escapó de Missouri y prefirió suicidarse cerca del agua en lugar de verse recapturado.

Un comité de funcionarios, activistas e historiadores del condado Johnson está estudiando la historia del arroyo y ha comenzado el largo proceso para cambiarle el nombre, informó The Kansas City Star.

“La forma en que nombramos los lugares y cómo nos vemos en los espacios públicos realmente dice mucho de lo que valoramos y lo que es importante para nosotros”, dijo Kenya Cox, directora ejecutiva de la Comisión de Asuntos Afroestadounidenses de Kansas, un grupo asesor estatal. para que tengamos esta conversación.

El verano pasado, los activistas llamaron la atención sobre el arroyo mientras promocionaban una petición de Change.org para eliminar su nombre y el comité se formó con la ayuda de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP, por sus iniciales en inglés) del condado Johnson y otros.

Algunas teorías sugirieron que el arroyo lleva el nombre de familias negras que vivían en un antiguo municipio de la zona, o que formaba parte del ferrocarril subterráneo para los esclavos que huían. Pero los investigadores hasta ahora no han encontrado evidencia que respalde esas historias.