Kanela, un bailarín rebelde de 79 años marca el paso en el carnaval de Uruguay

Más destacado

Julio Sosa "Kanela", un bailarín de 79 años conocido por desfilar vestido de mujer en el carnaval uruguayo, es considerado un emblema de esta fiesta, que se enorgullece de ser la más larga del mundo, con 40 días de duración.

Kanela (79), originario de Nico Pérez (centro), está jubilado como funcionario de la intendencia de Montevideo pero supervisa durante todo el año las prácticas de su comparsa de candombe, Tronar de Tambores.

En los días previos al desfile de Llamadas, un concurso popular de candombe que rescata la tradición de los afrouruguayos, los ensayos diarios se extienden durante varias horas.

En esta fiesta 21 comparsas desfilan encabezadas por los estandartes que identifican a cada grupo, que está compuesto por un cuerpo de bailarinas, una vedette, una "mamá vieja", un "escobillero" y un "gramillero", que lucen la vestimenta tradicional del Montevideo colonial.

Kanela, que debutó como bailarín en el carnaval en 1946, es un hombre bajo pero corpulento. Es calvo y pese a que viste con ropa holgada en su figura destacan sus pechos de mujer.

Mientras revisa todos los detalles de la representación del grupo de "Negros y Lubolos (blancos pintados de negros)", Kanela no deja de sonreír, pese a que mantiene una dura disciplina en su comparsa, que este año se impuso como ganadora por segundo año consecutivo.

Para este bailarín su trabajo como director de Tronar de Tambores se basa el carácter y en la falta de miedo a ser impopular.

"La disciplina la impongo yo, con carácter, con firmeza, con lealtad, a veces, lamentablemente, hay que quedar antipático", agregó.

Los integrantes de la comparsa, compuesta por 300 personas, se esfuerzan todo el año por la ilusión de salir a desfilar por los barrios del Sur de Montevideo y por la posibilidad de hacerse con algún premio.

"No es fácil entrar en esta comparsa, se ensaya todos los días, es como un trabajo, sino cumples te vas", dijo Dahiana una bailarina de 25 años que lleva cinco bailando con Kanela y que cuenta que hay pocas personas que resistan este ritmo de trabajo.

"Se me hace duro porque vivo muy lejos y trabajo 10 horas en una empresa, a lo que hay que sumar 4 horas y media de ensayo", relató, mientras saca la cuenta de que en total nunca duerme más de 4 horas.

Pese a que Kanela es una figura famosa del Carnaval en Uruguay por vestirse de mujer y desfilar con plumas y pestañas y uñas postizas, para él existe una diferencia entre el transformismo con un objetivo artístico y el travestismo.

"Jamás en la vida trabajé como travestista sino que he sido un legítimo bailarín de candombe y he mantenido mi línea durante 60 años", afirmó.

Kanela, quien desde muy joven reconoció su homosexualidad, admite su influencia en el movimiento gay en Uruguay, pero reitera que no deben mezclarse sus opciones personales con el Carnaval.

"Esto no tiene absolutamente nada que ver con algún travestido. Esto es originalmente lo que se utiliza en el candombe", agregó.

"La comparsa tiene raíces que hay que respetarlas, entonces pongamos al hombre en el lugar que le corresponde dentro de la comparsa", aclaró.

Ningún trapo reciclado

Kanela se encarga de coser a lo largo del año cada uno de los vestuarios del desfile en su taller del barrio del Cerrito de la Victoria en el norte de Montevideo.

También es estricto con el tema del vestuario y dice que es imposible que lo pillen con un trapo reciclado.

Pese a que se declara partidario del gobierno del Frente Amplio y del presidente José Mujica, se queja de la falta de mano dura del ejecutivo para combatir la violencia generada por problemas sociales como la drogadicción.

"Creo que la tenemos que solucionar con gobiernos de mano de dura, no con gobiernos que se expresen a decir que están a favor de la marihuana, del matrimonio homosexual", afirmó.

Con respecto a las uniones entre homosexuales dice que no es partidario del matrimonio, sino de que exista una ley de derechos civiles.

"Estoy de acuerdo en crear una ley, no estoy de acuerdo en casarme y que me tiren arrocito", afirmó.

Durante la dictadura estuvo preso, pero aclara que su detención no tuvo que ver ni con el Carnaval ni con su homosexualidad.

"Fui detenido por mis creencias políticas, fui detenido por protestar contra lo que era el poder mal llevado, de castigar, de tratar mal a un pueblo", dijo.

"La dictadura jamás se metió en asuntos del Carnaval, se metió con los que teníamos ideas revolucionarias", agregó.

Sin embargo, Kanela explica que la represión afectó más a las murgas y al teatro por sus libretos, pero no tanto a su categoría, la de Negros y Lubolos.

"Nosotros éramos rebeldes pero nos rebelábamos tocando el tambor", explicó y agregó que el candombe es una expresión totalmente libre.

"El candombe expresa en su danza la rebeldía", concluyó.

Julio Sosa "Kanela", un bailarín de 79 años conocido por desfilar vestido de mujer en el carnaval uruguayo, es considerado un emblema de esta fiesta, que se enorgullece de ser la más larga del mundo, con 40 días de duración.

Kanela, que debutó como bailarín en el carnaval en 1946, es un hombre bajo pero corpulento. Es calvo y pese a que viste con ropa holgada en su figura destacan sus pechos de mujer.

Durante la dictadura estuvo preso, pero aclara que su detención no tuvo que ver ni con el Carnaval ni con su homosexualidad.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK