En Kabul, los métodos de la “justicia” de los talibanes ya se hacen sentir: a un supuesto ladrón de autos lo ataron en la vía pública y le pintaron la cara de negro

·3  min de lectura
Kabul; afganistan; talibán; talibanes;el mundo
WAKIL KOHSAR

(AFP) Kabul.- En medio del caos y la desolación que azota a Afganistán con el violento arribo de los talibanes, la vida cotidiana en Kabul se va adaptando a los nuevos métodos para impartir “justicia” del régimen. En las últimas horas se viralizó un video donde se ve a un presunto ladrón de autos atado en la parte posterior de una camioneta y con su rostro pintado de negro.

Al lado del hombre cabizbajo, un numeroso grupo de personas le toma fotografías. Las imágenes fueron dadas a conocer por la agencia Asvaka. Así, la vida volvía lentamente hoy a Kabul en medio de un fuerte temor y desconfianza de los afganos al nuevo régimen talibán, horas después de que el presidente Joe Biden defendiera con firmeza la retirada de las tropas estadounidenses.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Los comercios reabrieron en la capital afgana, el tráfico se reanudó y la gente volvió a salir a la calle, mientras que los talibanes vigilaban los puestos de control. Sin embargo, pocas mujeres se atrevían a salir. Las señales de que la vida no será la misma están a la luz del sol: los hombres cambiaron sus ropas occidentales por el shalwar kameez -la holgada vestimenta tradicional afgana- y la televisión estatal emite ahora principalmente programas islámicos.

Crisis en Afganistán, en vivo: minuto a minuto, qué está pasando tras la toma del poder de los talibanes

Los talibanes multiplicaron sus gestos de apaciguamiento hacia la población desde que entraron a Kabul el domingo tras una fulgurante ofensiva con la que en apenas diez días tomaron el control de casi todo el país, y del palacio presidencial, abandonado por Ashraf Ghani, quien huyó al extranjero. Hoy, en tanto, anunciaron “una amnistía general” para todos los funcionarios estatales, llamándolos a “retomar su vida cotidiana con total confianza”.

Pero, para muchos afganos será difícil tener confianza. Cuando gobernaron Afganistán, entre 1996 y 2001, los talibanes impusieron una versión ultrarrigurosa de la ley islámica. Las mujeres no podían trabajar ni estudiar, y los ladrones y asesinos se enfrentaban a terribles castigos. “La gente tiene miedo a lo desconocido. Los talibanes patrullan la ciudad en pequeños convoyes. No molestan a nadie, pero por supuesto la gente tiene miedo”, declaró el martes a AFP un comerciante en Kabul.

La retirada de las tropas estadounidenses

En un esperado discurso, Joe Biden defendió la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, donde entraron hace 20 años para expulsar a los talibanes del poder. “Estoy profundamente entristecido por los acontecimientos, pero no me arrepiento” de la decisión, afirmó. El presidente repitió que la misión de Washington nunca había sido construir una nación democrática en un país inestable, sino “impedir un ataque terrorista en suelo estadounidense”.

La impactante imagen de la bodega de un avión militar repleta de afganos que lograron escapar de los talibanes

Estados Unidos intervino Afganistán en 2001 debido al rechazo de los talibanes de entregar al jefe de Al Qaida, Osama bin Laden, tras los atentados del 11 de septiembre. “Las tropas estadounidenses no pueden ni deben luchar y morir en una guerra que las fuerzas afganas no están dispuestas a luchar por sí mismas”, dijo Biden, reconociendo que el gobierno afgano cayó “más rápido” de lo previsto.

El triunfo de los talibanes provocó el lunes escenas de pánico y caos del aeropuerto de Kabul, adonde se precipitaron miles de personas desesperadas que intentaban salir del país. Imágenes que el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, calificó este martes de una “vergüenza para Occidente”.

Vídeos en las redes sociales mostraban a cientos de personas que corrían junto a un avión militar estadounidense a punto de despegar, mientras algunos se aferraba a sus partes laterales o a sus ruedas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.