JxC se alista para debatir en comisión y analiza reflotar pedidos de juicio político contra el Presidente y Cristina

Sesión en la Cámara de Diputados por el acuerdo con el FMI
Mario Negri y Cristian Ritondo en la Cámara de Diputados - Créditos: @Ignacio Sánchez, Ignacio Sánchez

Juntos por el Cambio (JxC), la principal fuerza opositora al Gobierno, se alista para dar batalla en el Congreso y contrarrestar la ofensiva que lanzó el presidente Alberto Fernández para enjuiciar a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia. Luego de que la Casa Rosada, con el aval de 11 gobernadores aliados a Fernández, avanzara con la firma del proyecto para remover a los integrantes del máximo tribunal del país, los referentes de Pro, la UCR y la Coalición Cívica (CC) aceleraron las conversaciones para coordinar una estrategia legislativa.

Si bien aún no hay una postura institucional del espacio -el martes se reuniría la conducción nacional de JxC-, la mayoría de los jefes parlamentarios del conglomerado opositor coinciden en un punto: aspiran a dar el debate en la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados, que será el escenario principal del combate con el kirchnerismo para trabar la embestida contra la Corte. Es más, el Pro, la UCR y la CC analizan un contrataque: reflotar los proyectos para remover al Presidente o Cristina Kirchner. Sin embargo, fuentes del bloque Evolución Radical, que preside Rodrigo de Loredo, advierten que el oficialismo intentará “enlodar” la discusión, por lo que no descartan vaciar la comisión y faltar a las reuniones.

Ayer, después de que el Gobierno confirmara que convocará a sesiones extraordinarias para que el Congreso trate el pedido de juicio político, Mario Negri, titular del bloque de diputados del radicalismo, organizó un encuentro, vía Zoom, con Cristian Ritondo (Pro), Juan Manuel López (CC) y De Loredo (Evolución Radical) para evaluar alternativas y discutir una eventual contraofensiva.

La Comisión de Juicio Político, que preside la oficialista Carolina Gaillard, está conformada por 16 integrantes de la bancada del Frente de Todos, 14 de Juntos por el Cambio y uno del interbloque Federal. A sabiendas de que Fernández no tiene el número para aprobar el proyecto para enjuiciar a los cuatros jueces supremos, a quienes el Gobierno busca remover por el fallo que restituyó los fondos de coparticipación a la Ciudad y el de la integración del Consejo de la Magistratura, los jerarcas opositores dan por descontado que el oficialismo intentará montar un “show político” durante unos dos meses para desgastar y presionar a los miembros del máximo tribunal.

Por esa razón, los referentes de Pro, la UCR y la CC contemplan una maniobra para sumar tensión al debate: evalúan pedir que la Comisión reflote los pedidos de juicio político que tienen estado parlamentario y que fueron presentados con antelación al del oficialismo contra la Corte. Por caso, hay una iniciativa impulsada por López, jefe de bloque de la CC, contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, y un proyecto de la UCR para remover a Fernández. El oficialismo, que controla la mayoría del cuerpo, argumentará que la Comisión no puede tratar esos proyectos porque no serían incluidos en el temario de las sesiones extraordinarias y que el trámite recién debería comenzar en marzo próximo. Por eso, jefes opositores ya buscaron antecedentes parlamentarios para contrarrestar la eventual justificación del Frente de Todos para rechazar la solicitud. Por ejemplo, podrían sostener que los pedidos de juicio político no necesitan estar en la agenda de extraordinarias para arrancar el debate. O denunciar que el kirchnerismo solo quiere activar la comisión para ir contra la Corte.

En caso de que se someta a votación, el oficialismo podría rechazar in limine esas iniciativas contra Fernández o Cristina Kirchner, con el argumento de que hay indicios serios y semiplena prueba de causales graves que hagan a la procedencia del juicio político. Si bien ese eventual escenario representaría una derrota parlamentaria para JxC, los jerarcas del espacio consideran que serían un triunfo político en la antesala de la campaña electoral, ya que fortalecería uno de sus ejes discursivos: que el Gobierno quiere avanzar contra la Justicia por la situación procesal de Cristina Kirchner y avasallar las instituciones.

Mesa Nacional de Juntos por el Cambio
Mesa Nacional de Juntos por el Cambio - Créditos: @Juntos Por el Cambio

“Estamos analizando opciones y aún no definimos nada”, comentan desde el interbloque de JxC. Eso sí, los presidentes de las bancadas de Pro, la UCR y la CC coincidieron en que no vaciarán la Comisión de Juicio Político e irán a dar el debate con el oficialismo. “Ya aprendimos de la experiencia de Venezuela. No se puede vaciar el Congreso. Hay que jugar el partido, porque ellos pueden abreviar o modificar el proceso”, anticipan desde la cúpula de Pro. En cambio, De Loredo analiza las diversas aristas del tema y aún no definió con su bloque cuál sería el mejor mecanismo para no colaborar con el “circo” político del Gobierno.

En JxC quedaron en estado de alerta después de que el Gobierno avanzó con la firma del pedido de juicio político y anticipó que convocará a sesiones extraordinarias para mediados de este mes. Evalúan con preocupación el avance contra la Justicia y la amenaza de reformar el consejo de la Magistratura a través de un DNU.

En el seno del espacio opositor caminan con pies de plomo a la espera del próximo movimiento de fichas del oficialismo. Quieren dilucidar cuál será la estrategia “macro” del Gobierno antes de mostrar las cartas. Por caso, se desconoce cuándo el Frente de Todos citará a la Comisión, que tiene quince días para aprobar la admisibilidad del proceso.

En JxC especulan que, dado que el kirchnerismo no tiene los dos tercios para aprobar en el recinto la acusación contra los jueces de la Corte, montará “un espectáculo político” para esmerilar la imagen de Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti. El oficialismo tiene los números para iniciar el sumario y activar la investigación en la Comisión. Con el control del cuerpo, amenazan con citar a testigos, solicitar informes o hacer inspecciones, entre otras medidas. Leopoldo Moreau anticipó que podrían convocar a los jueces. En JxC consideran que el FDT no podrá hacerlo sin autorización judicial.

Como prevén que el Gobierno buscará “embarrar la cancha” en el Congreso, JxC evalúa distintas opciones, como convocar a constitucionalistas o la Asociación de Magistrados para que rechacen ante la opinión pública los argumentos a los que apela el Presidente para acusar e intentar destituir a los jueces supremos.

Horacio Rosatti sale del palacio de Tribunales
Horacio Rosatti sale del palacio de Tribunales - Créditos: @Gerardo Viercovich

Desde Evolución Radical también planean presionar a Sergio Massa, ministro de Economía, para se expida públicamente sobre el tema. Cecilia Moreau, alfil del tigrense, preside la Cámara baja y los tres diputados que integran la Comisión y pertenecen al Frente Renovador anticiparon que acompañarán el enjuiciamiento.

Cumbre de JxC

Por estas horas los jefes partidarios del conglomerado opositor analizan convocar a una reunión de la mesa nacional para coordinar la estrategia y unificar posturas. El cónclave se concretaría el próximo martes. Fue una sugerencia de los presidentes de los bloques en Diputados que se reunieron ayer vía Zoom. Está claro que la ofensiva del Gobierno contra la Corte lo empuja a JxC a abroquelarse en el Congreso y estimula una mayor articulación de la coalición opositora. Pero entre los referentes opositores dan por descontado que el Gobierno buscará dividir a JxC -impulsando, por ejemplo, el pedido de juicio político de la CC contra Lorenzetti- y agitar las tensiones genera el armado electoral para las presidenciales. “Coincidimos en que necesitamos una respuesta institucional”, afirman desde Evolución Radical. Negri le hizo llegar el mensaje a Gerardo Morales y Horacio Rodríguez Larreta.

Ayer, GEN, el partido que lidera Margarita Stolbizer, reclamó una reunión de la mesa nacional de JxC para debatir un mecanismo para “detener el avasallamiento de las instituciones y del sistema republicano de nuestro país”. El 3 de enero, los jefes partidarios de JxC acordaron un pronunciamiento para rechazar la ofensiva contra la Corte. Macri y Larreta discutieron sobre el tema en la cumbre en Cumelén.