Juzgan a 2 neonazis por asesinato de político en Alemania

FRANK JORDANS
Stephan Ernst, derecha, acusado de asesinar al político Walter Luebcke, llega al primer día de su juicio en la corte Oberlandgericht de Fráncfort, martes 16 de junio de 2020. (Thomas Lohnes/Pool via AP)

BERLÍN (AP) — Alemania comenzó el martes el juicio a dos extremistas de derecha acusados de asesinar a un político regional, un crimen estilo ejecución que conmovió al país entero el año pasado.

Walter Luebcke, miembro del partido de la canciller Angela Merkel y jefe del gobierno regional de Kassel, en el centro de Alemania, fue herido de bala en la puerta de su casa el 1 de junio de 2019 y murió horas después.

Stephan Ernst, de 46 años, con un prontuario de crímenes violentos contra inmigrantes, está acusado de homicidio, intento de homicidio, lesiones graves y violación de las leyes sobre armas.

Otro hombre, identificado como Markus H. debido a las leyes de privacidad, está acusado de complicidad en un homicidio y violación de las leyes sobre armas.

Hubo largas filas frente a la corte regional de Fráncfort donde se ventila el juicio, que obligaron a acentuar las medidas de seguridad. Las restricciones debido a la pandemia significan que unos pocos periodistas y otras personas podrán asistir al juicio.

Los fiscales dicen que Ernst y Markus H. asistieron en octubre de 2015 a una asamblea popular en la que Luebcke defendió la decisión del gobierno de Merkel de admitir a cientos de miles de refugiados. Un video del discurso de Luebcke recorrió los círculos de la ultraderecha y le valió muchas amenazas.

El fiscal Dieter Killmer dijo que Ernst actuó motivado por el “racismo y la xenofobia”. Los dos sospechosos aspiraban a una “sociedad étnica y culturalmente homogénea”.

Las autoridades descubrieron numerosas armas ilegales que Ernst había ocultado en diversos lugares: tres revólveres, dos pistolas, dos fusiles y una metralleta, además de 1.400 proyectiles.

Ernst dijo en principio a los investigadores que perpetró el asesinato por su cuenta, pero luego se retractó.

La esposa y los dos hijos de Luebcke podrán asistir al juicio como coacusadores, como admite la ley alemana.

Después del asesinato y otros ataques el año pasado, el gobierno juró reprimir el extremismo de ultraderecha, que calificó de amenaza grave a la seguridad del país.

El juicio podría prolongarse hasta octubre.