Mientras era juzgada en Miami por una estafa, según la policía, una pareja engañaba a los desesperados buscadores de casas

·7  min de lectura

En el tribunal de Miami el mes pasado, Vivian Rodríguez y Yovany Serna fueron a juicio, acusados de defraudar a una familia con casi $1.8 millones en inversiones con una empresa falsa de venta de casas en 2017. La pareja usó el dinero para lujos, viajando a Europa, embarcándose en cruceros y apostando en casinos locales.

Pero incluso mientras se defendían de otra estafa, dice la policía, el matrimonio se aprovechaba de otros alquilando el mismo departamento en Hialeah, al mismo tiempo, a al menos ocho personas diferentes desesperadas por una vivienda.

Ninguna de las dos estafas funcionó.

El 10 de diciembre, los jurados de Miami deliberaron durante unas dos horas para condenar a Rodríguez y Serna, a quienes se les revocó inmediatamente la fianza mientras esperaban la sentencia por el esquema de inversión. Once días después, los detectives de la policía de Hialeah visitaron la cárcel para acusarlos de robar los depósitos de los desesperados buscadores de viviendas.

La historia de Rodríguez y Serna es grave en Miami: una historia de estafas inmobiliarias, codicia desnuda y abuso de los oprimidos.

Una de las víctimas, una mujer de 39 años, acababa de llegar de Cuba y pidió prestados $1,000 a amigos y familiares para lo que creía que era un depósito para un departamento en Hialeah. Necesitaba desesperadamente un lugar donde quedarse y se sintió reconfortada porque Rodríguez también era cubano.

“Fue realmente difícil. Estoy sola aquí y fue muy traumático”, dijo la mujer, que pidió que no se usara su nombre. “Venimos del mismo país. Me siento usada”.

Rodríguez, de 53 años, llevaba años viviendo en Estados Unidos y obtuvo su licencia inmobiliaria en 2006, según consta en los registros estatales. Había trabajado a través de Trex International Realty. Hace años, conoció a una familia de Hialeah Gardens a través de un listado de casas por el que habían llamado.

Revendiendo casas .... o no

Más tarde se acercó al marido de Hialeah Gardens y su esposa con una oportunidad de inversión.

La oferta: Ayudar a financiar un negocio de venta de viviendas en el siempre lucrativo mercado inmobiliario del sur de la Florida. Rodríguez intermediaría en la compra de casas de segunda mano. Su marido, Serna, de 52 años, arreglaría las casas rápidamente y Rodríguez las volvería a vender a un precio más alto.

“Rodríguez, entrenado en las tácticas de venta de alta presión de Trex Realty, sabía que [la familia] era nueva en la inversión en propiedades inmobiliarias en dificultades”, según la demanda de la familia contra Rodríguez, su familia y Trex.

En total, la familia de Hialeah Gardens terminó invirtiendo casi $1.8 millones. Pero para diciembre de 2017, la familia comenzó a sospechar porque los rendimientos de la inversión en los supuestos cierres de las viviendas ya no se entregaban.

Rodríguez y su familia insistieron en que el dinero se pagaría, aunque de pronto ella dijo estar “gravemente enferma” con síntomas tipo ataque de pánico y tuvo que ser hospitalizada. Pero la estafa se hizo evidente cuando Rodríguez y su familia se marcharon de repente a Londres y París.

Yovany Serna y Vivian Rodríguez, en una foto sin fecha de Facebook en París. La pareja de Hialeah ha sido condenada por desplumar a un inversor con más de un $1 millón.
Yovany Serna y Vivian Rodríguez, en una foto sin fecha de Facebook en París. La pareja de Hialeah ha sido condenada por desplumar a un inversor con más de un $1 millón.

“Casi directamente del hospital a Europa”, dijo el abogado civil de la familia, Douglas Jeffrey. “Eso los devastó. Diezmó los ahorros de toda su vida”.

Jeffrey pronto descubrió que 31 de las 32 propiedades ni siquiera estaban a la venta, y que toda la documentación de venta entregada por Rodríguez era falsa. “Se trataba de un esquema Ponzi que se salió de control. Encontraron una vaca y la ordeñaron”, dijo Jeffrey, que testificó en el juicio penal.

Presentación de la demanda

La familia presentó una demanda contra Serna, Rodríguez, su hijo, Hotniel Crespo, y su esposa, Marbelis Crespo, que también era una agente inmobiliaria que trabajaba bajo el paraguas de Trex. En la demanda también se menciona a Trex, diciendo que Rodríguez usó los recursos de la empresa, incluso se reunió con las víctimas en una de las oficinas de la empresa.

La demanda sigue en curso. Trex niega cualquier responsabilidad y ha señalado que Rodríguez y Marbelis Crepo eran contratistas independientes. Hotniel Crespo, al ser contactado por el medio de comunicación The Real Deal, colgó y se negó a hacer comentarios.

“Trex no tuvo nada que ver con ninguna de las transacciones inmobiliarias fraudulentas”, dijo el abogado de la empresa, Jesús Buján, en un comunicado. “Trex no era el agente del listado ni el agente colaborador en ninguna de las propiedades inmobiliarias involucradas en el esquema. Trex no recibió ninguna comisión ni ningún dinero. Trex no tenía absolutamente ningún conocimiento de dichas transacciones ya que los dos actuaban por su cuenta”.

La Fiscalía Estatal de Miami-Dade presentó cargos contra Rodríguez y Serna en el esquema de reventa de casas en noviembre de 2018. Se les permitió pagar una fianza mientras esperaban el juicio.

Yovany Serna y Vivian Rodríguez.
Yovany Serna y Vivian Rodríguez.

Después de casi tres años, las fiscales de Miami-Dade Mary Ernst y Suzanne Von Paulus llevaron el caso a juicio. El empresario de Hialeah Gardens subió al estrado durante dos días, repasando todos los registros falsos. Los miembros del jurado escucharon todo el dinero que entraba en las cuentas bancarias controladas por Rodríguez y Serna, y el dinero que gastaban en gastos personales, incluyendo más de $220,000 en casinos locales, cruceros y viajes a Disney World y Europa.

La prueba más contundente puede venir de la propia Rodríguez, que a pesar del consejo de su abogado defensor de permanecer en silencio, insistió en subir al estrado. En su extraño testimonio, trató de sugerir que las víctimas sabían que los documentos eran falsos, y en un momento dado incluso felicitó a los fiscales por la cantidad de pruebas que habían acumulado.

“Básicamente admitió que le debía dinero [a la familia]”, dijo su abogado defensor, Jorge Alonso. “Ella destruyó cualquier vestigio que tuviéramos de duda razonable”.

Condenados pero aún en el juego

El jurado los condenó el 10 de diciembre por lavado de dinero, robo mayor y fraude organizado. El juez del circuito de Miami-Dade, Miguel de la O, ordenó su ingreso en prisión. Aún faltan semanas para la sentencia. Se enfrentan a hasta 90 años de prisión.

Poco sabía nadie en la sala, mientras se llevaba a cabo el juicio, que los detectives de la policía de Hialeah estaban embarcándose en una investigación después de que un montón de personas se quejaran de que los dos habían robado su dinero como depósitos para el mismo departamento en 20 W. 60th St., adjunto a la casa donde Rodríguez y Serna habían vivido.

La casa de Hialeah donde la policía dice que Vivian Rodríguez y Yovany Serna alquilaron un departamento a al menos ocho personas, robando sus depósitos en noviembre y diciembre de 2021.
La casa de Hialeah donde la policía dice que Vivian Rodríguez y Yovany Serna alquilaron un departamento a al menos ocho personas, robando sus depósitos en noviembre y diciembre de 2021.

Al menos ocho víctimas compartieron una historia similar. Desesperados por encontrar una vivienda asequible a finales de noviembre y principios de diciembre, encontraron el anuncio en Facebook Marketplace. Rodríguez y Serna se reunieron con ellos en el departamento al lado de la casa unifamiliar, de acuerdo con un reporte de detención, y les enseñaron el espacio.

La policía dijo que Serna y Rodríguez les dijeron que un anciano seguía viviendo en la unidad, pero que podrían mudarse una semana después. Pasó una semana y ella afirmó que la unidad aún no estaba lista.

Según un reporte de arresto, una víctima llamó a Rodríguez el 10 de diciembre para exigirle que le dijera cuándo podría mudarse; ella atendió la llamada, presumiblemente desde el juzgado, poco antes de que el jurado emitiera su veredicto.

El sábado 11 de diciembre, las víctimas empezaron a presentarse en el departamento con la esperanza de mudarse. Todos se dieron cuenta de que “les habían estafado al alquilarles a todos el mismo departamento”, según los reportes de arresto de los detectives de Hialeah Abraham Farkas y Ailin Hernández.

La clave: “decidieron colectivamente buscar en Google” a la pareja y encontraron artículos de prensa sobre su plan de compraventa de casas, según los reportes de detención.

La policía de Hialeah acusó a la pareja de fraude organizado, robo mayor y uso ilegal de un dispositivo de comunicaciones.

La Oficina de Defensa Pública, que representa a Rodríguez y Serna en el nuevo caso, no devolvió una solicitud de comentarios.

Jeffrey, el abogado de la pareja de Hialeah Gardens, dijo que cree que puede haber otras víctimas.

Dijo: “Han estado atacando a los más vulnerables”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.