La justicia de Venezuela tiene un “papel importante” en la represión, según la ONU

·5  min de lectura
La represión del chavismo aumentó durante estos meses de pandemia
La represión del chavismo aumentó durante estos meses de pandemia

GINEBRA.- Un nuevo informe de la misión de la ONU que estudia la situación de los derechos humanos en Venezuela concluyó que la justicia del país ha tenido un “papel muy importante” en crímenes contra opositores al gobierno de Nicolás Maduro, un estudio que confirma la “profunda erosión” de la independencia judicial bajo el régimen bolivariano.

La Misión Internacional Independiente de la ONU de determinación de los Hechos sobre la República Bolivariana de Venezuela, que se desprende del Consejo de Derechos Humanos de la ONU se centró en “el papel del sistema de justicia en la investigación y persecución de las opositoras y los opositores del Gobierno”, así como “en la perpetuación de la impunidad de las violaciones de los derechos humanos y los delitos cometidos contra ellos”, dice el reporte.

El abogado estadounidense que planeó su propio asesinato para que su hijo cobrara su seguro de vida (y no le resultó)

Un acusado citado en un informe emitido el jueves dijo que las autoridades emplearon en su caso una táctica que usaban los nazis para presionar a los presos: deteniendo a sus familiares.

El acusado declaró luego ante una corte que juzga casos de terrorismo que los agentes de la inteligencia militar le dijeron que usarían el Sippenhaft, una táctica empleada por los nazis que consistía en encarcelar a sus familiares. Según su declaración, agentes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar fueron a su casa y detuvieron a sus dos hermanas y su cuñado, los que estuvieron presos durante más de un mes.

Según el informe, no hubo señales de que la corte tomara medida alguna en respuesta a la denuncia.

Se observó que los casos investigados evidencian “cómo las deficiencias del sistema de justicia han ido de la mano de un patrón de graves violaciones de derechos humanos y crímenes de derecho internacional en el contexto de una política de Estado para silenciar, desalentar y sofocar a la oposición al gobierno desde 2014″.

Marta Valiñas, la presidenta de la misión, aseguró que “en medio de la profunda crisis de derechos humanos de Venezuela, la independencia del poder judicial se ha visto profundamente erosionada, lo cual ha puesto en peligro su función de impartir justicia y salvaguardar los derechos individuales”.

“Según nuestra última investigación existen motivos razonables para creer que en razón de una presión política que fue intensificándose, los jueces, las juezas y las y los fiscales han desempeñado, a través de sus actos y omisiones, un papel importante en graves violaciones de derechos humanos y crímenes cometidos por diversos actores del Estado en Venezuela”, dijo Valiñas, citada en el comunicado.

La investigación incluyó una revisión exhaustiva de documentos judiciales, incluyendo órdenes de allanamiento y de aprehensión, y 177 entrevistas con representantes legales de las víctimas, miembros y exmiembros de órganos judiciales, jueces y fiscales que trabajaron en tales órganos durante los años analizados.

Panamá es el primer país de América Latina en habilitar el turismo de vacunas

Además, efectuó un “extenso análisis” de “183 detenciones de opositoras y opositores reales o percibidos del gobierno” entre 2014 y agosto de 2021, y documentó “las irregularidades que empañan todas las etapas del proceso penal”, profundizó el reporte.

Independencia del poder judicial

La Misión pudo constatar que los procesos judiciales que investigan a funcionarios públicos, políticos o de seguridad y violaciones de derechos humanos en el contexto de protestas políticas “no garantizaron su derecho a una decisión objetiva”. Muchos funcionarios públicos son “intocables” y no pueden pasar por un proceso judicial, según la información recopilada de fuentes que se acercaron al grupo de investigación.

Además, al menos 196 fiscales en el país fueron destituidos, tras haber realizado manifestaciones públicas contra el gobierno, “por motivos políticos y sin proceso previo”.

En cuanto a la objetividad de los jueces y fiscales, en todos los niveles, estos actores aseguraron a los miembros de la Misión haber recibido “instrucciones sobre cómo decidir determinados casos”, provenientes “tanto de actores políticos como de la propia jerarquía judicial o fiscal, muchas veces actuando de forma coordinada”.

De su lado, los fiscales “presentaron evidencia contaminada por la tortura, la que a su vez fue admitida por jueces y juezas como prueba”.

Cómo es Aukus, el pacto militar anunciado por EE.UU., Reino Unido y Australia para hacer frente a China

”En algunos de los casos examinados, los jueces y las juezas tampoco protegieron a las víctimas de la tortura al ordenar que regresaran a los lugares de detención donde supuestamente se había producido la tortura”, amplía el texto.

“Las múltiples irregularidades en los casos que hemos analizado, tomadas en conjunto, han tenido un impacto devastador en las vidas - incluso en la salud física y mental - de las víctimas y sus familias”, afirmó Marta Valiñas.

Impunidad

Entre los casos que la misión revisó se encuentran los que documentó en 2020 que “involucran a fuerzas de inteligencia del Estado que sometieron a detenidos a desapariciones forzadas de corta duración, tortura, incluida la violencia sexual, y ejecuciones extrajudiciales”.

”No se encontró evidencia de que funcionarias y funcionarios de alto nivel hayan sido investigados o procesados en estos casos, ni en ningún otro que haya investigado desde entonces”, afirma el comunicado.

La ONU condena a Venezuela por no tomar medidas contra la tortura
La ONU condena a Venezuela por no tomar medidas contra la tortura


La ONU condena a Venezuela por no tomar medidas contra la tortura

El informe destaca el caso del opositor Fernando Albán, “que murió tras haber caído al vacío desde el décimo piso mientras estaba detenido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en 2015”, y el de Rafael Acosta Arévalo, un oficial militar que “se desmayó y murió en una sala de audiencias en Caracas” con signos de haber sido torturado.

Venezuela, gobernada por Maduro desde 2013, vive una debacle social y económica que, según la última actualización de la ONU, ha forzado en los últimos años la salida del país de 6 millones de personas.

Agencias AP y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.