Justicia social y castigo a corrupción, retos para gobierno de Oaxaca

·3  min de lectura

OAXACA, Oax., agosto 26 (EL UNIVERSAL).- Entre los principales retos para el próximo gobierno del estado, emanado de la autoproclamada "Cuarta Transformación", están la justicia y la conflictividad social, así como el restablecimiento del Estado de Derecho, sostiene el representante de Morena ante el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), Geovany Vásquez Sagrero.

En entrevista con EL UNIVERSAL, aclara que sus opiniones son a título personal y no como representante del nuevo gobierno, y afirma que algo importante que hace falta en Oaxaca, sobre todo en las últimas dos décadas, es la justicia social en el sentido de que debe haber castigo a los responsables de la corrupción, saqueo y crímenes de lesa humanidad.

"Deben responder también ante la ley de eso. Tenemos ricos transexenales y los conocemos bien. Suma sus salarios, suma sus sueldos y ¿de dónde salió tanta riqueza?, hay algo raro. Creo que eso es parte de la justicia social", subraya.

El abogado agrega que hay resabios de familias enlutadas tras el movimiento político-social de 2006; hechos por los que no hay ninguna persona castigada y sigue la impunidad.

"Me asombra el cinismo de alguien como Ulises Ruiz, por ejemplo, que ahora reaparece en el escenario político nacional queriendo reconstruir una fuerza y todavía se atreve a criticar a movimientos o a los mismos gobiernos. Creo que él debería estar en la cárcel. Esa es la justicia social a la que yo me refiero".

Sin embargo, advierte que no se trata de iniciar una cacería de brujas, sino de justicia para lograr la reconstrucción del tejido social en el estado de Oaxaca y ese, puntualiza, debe ser el rumbo que debe retomarse desde abajo y escuchar a la gente.

No sólo se trata, menciona, de llevar ante la ley a los responsables de los crímenes de lesa humanidad o contra el movimiento social, sino también en contra de aquellos que han cometido actos de corrupción.

Explica, por ejemplo, que el proyecto del CityBus nunca se socializó con la gente, pero en él se ejercieron recursos millonarios en el sexenio de Gabino Cué Monteagudo y en el actual. El proyecto sigue "tirado": "son recursos que van a la basura".

También, dice, se trata de una mejor distribución del presupuesto y en la forma en que se decide la ejecución de las obras públicas. Esto, explica, porque mientras muchas carreteras o caminos a las comunidades con mayor grado de marginación están destrozadas o algunas ni siquiera cuentan con esos caminos, los gobiernos deciden invertir recursos en calles de las principales ciudades del estado, como Oaxaca de Juárez.

"Ahí es donde debe plasmarse una visión de un gobierno de izquierda. Desigualdad para las desigualdades, vamos a seguir embelleciendo colonias que ya están conectadas o vas a voltear a las comunidades, también en una distribución correcta de los recursos y participaciones.

"Hablar con los presidentes municipales para dar a entender que en las agencias también se requiere que fluyan los recursos y que no se conviertan en problemas a largo plazo", destaca Vásquez Sagrero.

Otro de los retos que enfrentará el nuevo gobierno, dice, es el restablecimiento de un Estado de Derecho; esto, porque en el tema de obras públicas es "espantosa la corrupción".

Geovany Vásquez revela que en el actual gobierno hay obras pagadas al 100% cuando la obra está a 30% de avance.

"Una obra que cuesta 350 millones de pesos, ahorita ya la pagaron toda; pero el avance es de 40% y no es la forma correcta en el ejercicio del gasto. Es un reto bien importante: el tema de la corrupción y otro reto es que el pueblo oaxaqueño está esperando que se muestre una forma distinta de gobernar", sostiene el morenista.

El representante del partido guinda ante el IEEPCO confía en que el gobierno de Salomón Jara Cruz dé resultados rápidos, "porque tiene otra forma de hacer política". Pero puntualiza que el llamado "cártel del despojo" (en referencia a los políticos del Estado de México que ocuparon y ocupan cargos en el gobierno actual) deben ser llamados ante la justicia: "que se vayan no los exime de nada. Ahí es cuando hablo del tema de justicia", finaliza.