La Justicia porteña se pronunció a favor de un dictamen para que no cierren las escuelas

Candela Ini
·3  min de lectura
Manifestación en contra del cierre de las escuelas
LA NACION/Mauro V. Rizzi

Mientras el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta aguarda la intervención de la Corte Suprema para tratar el amparo presentado para la continuidad de las clases presenciales en medio de la segunda ola de coronavirus en la Argentina, la Justicia porteña se expresó ante la Cámara de Apelaciones a favor de que estas continúen.

En un dictamen al que accedió LA NACION, la fiscal ante la Cámara de Apelaciones, Karina Cicero, pidió hacer lugar a un amparo presentado por un grupo de padres. La cuestión deberá ser resuelta ahora por la Cámara de Apelaciones porteña. En el entorno del jefe de Gobierno las expectativas sobre ese fallo dominaron las últimas horas, según supo este medio.

Suspensión de clases. Dos colegios de La Plata se rebelan y abrirán el lunes

“Entiendo que correspondería hacer lugar a la medida cautelar solicitada en el escrito de inicio, y disponer que la continuidad de la educación presencial en los establecimientos educativos de la CABA a partir del próximo 19 de abril”, indica el texto.

Al justificar su postura, Cicero afirma que “la Ciudad Autónoma cuenta con potestades exclusivas para organizar el sistema educativo en su jurisdicción, que en caso de omitir tal mandato constitucional, peligra el goce de su propia autonomía (conf. art. 5 CN). Y tan evidente resulta que como derivación de esta potestad la Ciudad - y no la Nación - es competente para decidir sobre estas cuestiones”.

Esta mañana la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, había expresado que aún no estaba todo dicho respecto de la cancelación de las clases presenciales y había pedido a los jueces que analizaran el clima social, ante las protestas que tuvieron lugar desde el anuncio del Presidente, para expedirse.

“Esta medida es injusta pero si la Justicia no da marcha atrás, el decreto es norma vigente y hay que cumplirla”, aseguró en diálogo con radio Mitre y tras ello pidió “un poco más de paciencia”.

Luego del anuncio del miércoles por la noche del Presidente, quien determinó que las clases pasaran a modalidad virtual en el Área Metropolitana de Buenos Aires para bajar la curva de contagios de coronavirus, dentro del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta se mostraron en contra de la medida, denunciaron no haber sido consultados al respecto y remarcaron que la justificación que dio el mandatario para su decisión no tiene sustento en la Ciudad.

En el Gobierno aseguran que si bien las aulas no son focos de contagio, sí lo son los medios de transporte y la cantidad de gente que se moviliza a diario para que los chicos asistan a las escuelas. Hoy Acuña refutó estas declaraciones y aseguró que desde el 17 de febrero, día en que comenzó el ciclo lectivo en la Ciudad, la data oficial indica que no se reportó un fuerte aumento de la movilidad en el transporte público.

“Sobre este tema Rodríguez Larreta encontró diferencias con los números que tenía el Presidente. Los ministros de Transporte de la Ciudad, Juan José Méndez, y de Nación, Mario Meoni, cruzaron datos, que provienen de la SUBE, y ahí la información daba cuenta de que desde el 17 de febrero hasta hoy la cantidad de usuarios de transporte en la Ciudad es la misma”, dijo Acuña y resaltó además: “Esto significa que las familias optan por otros mecanismos de transporte. Puede suceder en la Ciudad y quizá no en La Matanza, por eso pedimos análisis de la unidad mínima, porque en la Ciudad las escuelas se asignan por cercanía a domicilio”.

Por último, la ministra destacó: “El Presidente hace una interpretación del conurbano que afecta a la Ciudad”.