La Justicia obliga a jubilarse a una jueza de Casación de 75 años

·2  min de lectura
Liliana Catucci, jueza de la Cámara de Casación, cumplirá 75 años el próximo jueves
Liliana Catucci, jueza de la Cámara de Casación, cumplirá 75 años el próximo jueves

La jueza de la Cámara Nacional de Casación Penal Liliana Catucci cumple el jueves de la semana próxima 75 años y deberá dejar su cargo en el máximo tribunal penal del país. Esto es así porque la Justicia rechazó su pedido para seguir adelante más allá de lo que marca la Constitución Nacional, reformada en 1994 con esta limitación, porque ella accedió al cargo antes de esa fecha.

Los jueces de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal Sergio Fernández y Carlos Grecco confirmaron la sentencia de primera instancia que rechazaba la pretensión de Catucci.

De este modo, los jueces de la Casación Penal deberán reunirse en un acuerdo extraordinario para decir cual de ellos se convierte en el suplente de Catucci. Asimismo, los jueces deben votar antes de fin de año quien será el próximo presidente del cuerpo que suceda a Gustavo Hornos. Tiene aspiraciones el vicepresidente Alejandro Slokar, a quien le toca el turno, pero debe conseguir los votos de sus colegas. Podría haber sorpresas: el ascenso de uno de los jueces más nuevos en el tribunal o la elección de Eduardo Riggi, próximo a la jubilación.

La Constitución señala que a los 75 años los jueces, para mantener su cargo, deben contar con un nuevo acuerdo del Senado por cinco años. La Corte Suprema, en un fallo de 1999, le permitió al juez Carlos Fayt seguir en el cargo hasta los 97 años, al entender que esa limitación era inconstitucional.

Este fallo benefició además a la jueza Elena Highton de Nolasco, que sigue en la Corte a pesar de tener 78 años. De hecho, la jueza Catucci, entre los argumentos que esgrimió destacó ese: que mientras a ella le ordenan jubilarse, la Corte que debe revisar su situación está integrada por una jueza excedida en edad y que sigue en ese cargo.

Pero la Corte, en 2017 y con otra integración, cambió su criterio con el caso del camarista platense, ya fallecido, Leopoldo Schiffrin, a quien obligó a jubilarse al cumplir los 75 años. Y así le devolvió plena vigencia a la letra de la reforma constitucional de 1994.

Ese segundo fallo fue firmado por una mayoría de votos compuesta por los juez Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, con la disidencia de Carlos Rosenkrantz.

Este es justamente el argumento de los Cámara Contencioso Administrativo Federal para confirmar el fallo que rechazó la pretensión de Catucci de quedarse en el cargo mas allá de los 75 años.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.