La Justicia investiga en España propaganda de ultraderecha contra migrantes

Agencia EFE
·2  min de lectura

Madrid, 21 abr (EFE).- Una cartel de propaganda electoral del ultraderechista Vox, que denuncia que reciben más ayudas los menores migrantes que los jubilados españoles, desencadenó este miércoles fuertes críticas en España y denuncias en los tribunales por un posible delito de odio que ya investiga la Fiscalía.

El cartel para las elecciones regionales de Madrid (centro) en mayo asegura que un jubilado recibe una pensión diez veces menor que las ayudas públicas a menores extranjeros no acompañados, conocidos como "menas" en el país.

Repugnante, vergonzante, bestia, cobarde, miserable, racista e incitador al odio fueron algunos de los calificativos hacia el cartel por parte del resto de partidos durante una sesión del Congreso de los Diputados, la Cámara baja del Parlamento español, en la que Vox es la tercera fuerza con mayor representación.

Ante los pedidos para que sea retirado de inmediato de espacios públicos como estaciones de metro y ferrocarril, sin esperar a que se pronuncie la Justicia, el partido de ultraderecha mantuvo su mensaje de que los inmigrantes irregulares deben ser devueltos a sus países y que sean los españoles afectados por la crisis derivada de la pandemia quienes reciban esas ayudas.

"La solidaridad pasa primero por ayudar a nuestros compatriotas", sentenció el diputado de Vox Javier Ortega Smith.

La Fiscalía inició una investigación de oficio y además presentaron denuncias el propio Gobierno español, de izquierda, partidos políticos y organizaciones no gubernamentales como la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

El candidato electoral de la formación de izquierdas Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que fue vicepresidente en el Gobierno de coalición con el socialista PSOE, denunció ante la Fiscalía delitos de odio y discriminación por este cartel "xenófobo" que "recuerda a la propaganda nazi”.

"Además es un ataque hacia los niños y las niñas más vulnerables de nuestro país, que son los niños y niñas que migran solos, que migran sin su familia, que muchas veces en el tránsito migratorio han sufrido terrible violencia y que cuando llegan aquí muchas veces son acogidos en condiciones que no siempre cumplen todas las garantías", advirtió por su parte la ministra española de Derechos Sociales, Ione Belarra.

Más de doscientas entidades de defensa de derechos humanos, en especial de la infancia, como Unicef y Save the Children, consideraron en un comunicado conjunto que es "intolerable la instrumentalización de los niños que llegan solos a España en la estrategia electoral de cualquier formación política".

Los datos oficiales registraban unos 12.300 "menas" en España en 2019, la mayoría varones y procedentes de Marruecos, aunque algunas organizaciones aseguran que pueden ser más.

(c) Agencia EFE