La Justicia evalúa posponer la audiencia en la que Cristina buscará anular la causa del pacto con Irán

·6  min de lectura
La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner pedirá la nulidad del caso del pacto con Irán
Télam Agencia de noticias

La Justicia evalúa por estas horas posponer la audiencia judicial que había citado para este viernes, cuando Cristina Kirchner proyectaba reclamar que sea declarada nula la causa donde se la investiga por encubrimiento tras haber firmado el pacto con Irán. Esa denuncia la había hecho el fallido fiscal Alberto Nisman, quien entendió que el memorándum buscó que quedaran sin efecto los pedidos de captura internacional contra los sospechosos del ataque a la AMIA.

Según pudo saber LA NACION, el tribunal oral federal N° 8 se reunirá mañana para evaluar el reclamo que realizó la DAIA, querellante en el caso, para suspender la audiencia porque ese día, a la misma hora, está prevista la realización del acto central en conmemoración del 27 aniversario del atentado contra la AMIA.

La DAIA dijo, a través de un escrito que firmó su presidente Jorge Knoblovits, que “la realización de una audiencia jurídicamente cuestionable el mismo día del acto mencionado, resulta absolutamente impertinente e irrespetuosa con la memoria de las víctimas”.

Al mismo tiempo, el fiscal Marcelo Colombo pidió incorporar algunas evidencias para esa audiencia, como por ejemplo los registros de la agenda del teléfono celular del secretario del expresidente Mauricio Macri, Darío Nieto, prueba que aún no llegó al tribunal y que es relevante para la fiscalía. Así, es probable que la audiencia finalmente se cambie de día y se realice luego de la feria judicial de invierno, que comenzará el viernes y se extenderá durante dos semanas.

Cristina Kirchner tenía previsto argumentar personalmente que la causa debe ser anulada ya mismo, sin llegar a juicio, porque entiende que dos de los jueces que intervinieron en el proceso acordaron la reapertura de esta causa con el entonces presidente Macri.

En un intento por evitar la audiencia, los familiares de las víctimas de la AMIA Luis Czyzewski y Mario Averbuch recusaron a los jueces María Gabriela López Iñíguez, Daniel Obligado y Juan Michilini, y también al fiscal Marcelo Colombo, para que se aparten de la causa. Pero el tribunal rechazó su propia recusación y la del fiscal.

Las querellas se quejaron de esta audiencia con el argumento de que se le está dando un escenario político a Cristina Kirchner para que saque partido, como hizo en la causa del dólar futuro, en la que fue sobreseída tras una audiencia pública en la Cámara de Casación.

Mariano Borinsky, juez de la Cámara Federal de Casación
Mariano Borinsky, juez de la Cámara Federal de Casación


Mariano Borinsky, juez de la Cámara Federal de Casación

La denuncia de encubrimiento en esta causa fue del fiscal Alberto Nisman, quien la presentó cuatro días antes de aparecer muerto en su departamento de Puerto Madero, el 18 de enero de 2015. Según sostuvo, la firma del pacto con Irán iba a hacer caer los pedidos de captura internacional contra los iraníes sospechosos.

El juez Daniel Rafecas desestimó la denuncia por inexistencia de delito, pero dos años después la causa fue reabierta por la Cámara de Casación con la firma de los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Ana María Figueroa. Tras ese fallo fueron procesados y tienen procesamientos firmes Cristina Kirchner y otros 10 imputados, entre los que se cuentan Carlos Zannini, Andrés Larroque y Luis D’Elía, entre otros.

El caso fue elevado a juicio, pero antes de que comience Cristina Kirchner pidió ser sobreseída, que se anule toda la causa y que el juicio nunca se haga. El pedido va más allá, pues una vez que obtengan el fallo que esperan y que quede firme, el abogado Carlos Beraldi pidió que la Justicia y el Consejo de la Magistratura analicen la actuación de los jueces Borinsky y Hornos, pues se estableció que visitaron en la Casa Rosada y la quinta de Olivos a Macri cuando era presidente,

Hilvanando las fechas con hitos del caso, la defensa supone que en esos encuentros se acordó la reapertura de la causa y por eso planteó que dudan de la imparcialidad de esos dos jueces que intervinieron en el caso en el pasado.

Ante este pedido de nulidad, y con la anuencia del fiscal Colombo, los jueces del tribunal oral convocaron a la audiencia pública para este viernes, cuando los 11 acusados puedan argumentar sobre la nulidad de la causa. Y a pedido de las partes pidieron alguna documentación para tener a la vista en esa audiencia, donde se juega el futuro de la causa.

El eje de los cuestionamientos

El eje de los cuestionamientos de las defensas es que no fueron juzgados por jueces imparciales y centran sus planteos en las visitas a Macri, donde suponen que se acordaron los fallos que determinaron la reapertura del caso. También cuestionan que los jueces no se apartaron, que hubieran resuelto en un proceso paralelo reabrir la causa, y que no eran los magistrados naturales de la causa. Los relaciona con las intenciones del gobierno de Macri de seguir adelante con la denuncia de Nisman.

El planteo de Beraldi es una antología de lo que el kirchnerismo llama “lawfare”, una supuesta persecución judicial sufrida en la era Macri. Enumera todas las causas contra Cristina Kirchner, las tareas de la Unidad de Información Financiera, la Oficina Anticorrupción, el Banco Central, la AFIP y hasta la AFI en el espionaje ilegal sobre propios y extraños. Las detenciones de los exfuncionarios por casos de corrupción, las denuncias contra jueces en el Consejo de la Magistratura y la mención de la mesa judicial de Cambiemos.

Del otro lado, la querella señala que los fallos que permitieron reabrir el caso están firmes, fueron confirmados por la Corte y también firmados por la jueza Figueroa; que las presiones que denunció la magistrada se refieren a la causa de la constitucionalidad del memorándum; y señalan que no correspondía dejar el caso en manos de la Sala II de la Casación (como se decidió en 2006 con todas las causas ligadas al caso AMIA), porque esta causa es por encubrimiento y no sobre el atentado en sí.

Carlos Beraldi al salir de la Casa Rosada
Fabián Marelli


Carlos Beraldi al salir de la Casa Rosada (Fabián Marelli/)

Pero el meollo del asunto son las visitas a Macri que Cristina Kirchner argumenta que son contemporáneas de hitos de este caso. Borinsky y Hornos dijeron públicamente que esas visitas se referían a la redacción del nuevo Código Penal, en el primer caso, y por una relación social y para hablar de cárceles, en el segundo. De hecho Borinsky fue designado mediante el decreto 103 de 2017 como presidente de una comisión de juristas reformadora del Código Penal.

Hay denuncias penales y ante el Consejo de la Magistratura por esas visitas, pero en ambos procedimientos no hubo ninguna conclusión.

Beraldi argumentó que en otro expediente pidió que se constatara si registraba visitas a Olivos, pero no le hicieron lugar a esa prueba, por lo que ahora señala que le ocultaron ese asunto adrede. Asimismo, dijo que hubo una maniobra de forum shopping porque se reabrió la denuncia de Nisman merced a una causa paralela que los propios Borinsky y Hornos validaron. La querella contesta que estas decisiones fueron convalidadas por la Corte.

Este es el asunto que tienen en sus manos ahora los jueces López Iñíguez, Obligado y Michilini. Una nulidad en esta expediente podría tener consecuencias sobre esta causa y sobre los jueces denunciados, pero también puede impactar en otros expedientes que enfrenta Cristina Kirchner.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.