Justicia española condena con duras penas los atentados yihadistas de 2017

·2  min de lectura

Madrid, 27 may (EFE).- La Audiencia Nacional española condenó a penas de hasta 53 años de cárcel a tres miembros de una célula yihadista por los atentados terroristas que en 2017 provocaron 16 muertos y 140 heridos en la región de Cataluña.

Los atentados se produjeron el 17 y 18 de agosto de ese año en la ciudad de Barcelona, mediante un atropello masivo con una furgoneta, y en la localidad catalana de Cambrils.

El tribunal sentenció a 53 años de prisión a Mohamed Houli, a 46 a Driss Oukabir, quien alquiló la furgoneta, y a 8 a Said Ben Iazza, por prestar su documentación y una furgoneta para comprar y transportar artefactos explosivos.

A los dos primeros, la sentencia les atribuye delitos de pertenencia a organización terrorista, tenencia, depósito y fabricación de explosivos, y estragos en tentativa de carácter terrorista en concurso con 29 delitos de lesiones por imprudencia grave.

Sin embargo, rechaza considerarlos coautores de catorce delitos de homicidio en tentativa de carácter terrorista, así como de 34 delitos de lesiones de carácter terrorista y de cinco de lesiones por imprudencia, algo que pedían algunas acusaciones pero no la Fiscalía.

A Said Ben Iazza le condena por colaboración con organización terrorista y le impone, además, la inhabilitación absoluta y especial.

El juicio se desarrolló entre noviembre del año pasado y febrero de este año, con más de doscientos testigos citados, y durante la vista trascendió que la célula yihadista preparaba ataques contra la Torre Eiffel de París y en Barcelona contra edificios relevantes de la ciudad como la basílica de la Sagrada Familia y el Nou Camp, el estadio del FC Barcelona.

Los atentados se produjeron el 17 de agosto de 2017 en Barcelona, en una céntrica zona turística, y en la madrugada del día 18 en el paseo marítimo de Cambrils, con cuchillos y un hacha, y se saldaron con 16 muertos y 140 heridos de distintas nacionalidades.

Estos atentados tuvieron lugar tras una explosión el día 16 en una casa de la localidad catalana de Alcanar en la que los terroristas preparaban artefactos para cometer atentados, en la que resultó herido Mohamed Houli.

Según la Fiscalía, en la explosión fallecieron dos miembros de la célula, uno de ellos Abdelbaki Es Satty, el imán de la localidad catalana de Ripoll que supuestamente la formó.

La Policía catalana abatió en la madrugada del día 18 en Cambrils a los cinco terroristas que estaban atacando a personas en el paseo marítimo y el día 21 al autor del atentado de Las Ramblas, Younes Abouyaaqoub, en la localidad catalana de Subirats.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.