Justicia de EEUU inculpa a un importante financista de Hezbolá

Combatientes del movimiento chiita Hezbollah asisten al funeral de un camarada muerto en combate en Siria durante su entierro en la ciudad libanesa de Kfar Hatta, el 18 de marzo de 2017 (AFP | Mahmoud ZAYYAT)

La justicia estadounidense inculpó este viernes a un importante financista de Hezbolá, Kasim Tayideen, acusado de haber esquivado las sanciones que pesaban contra él por haber contribuido al financiamiento de ese movimiento chiita libanés.

Tayideen, quien había sido expulsado de Marruecos a Estados Unidos, fue inculpado por un tribunal federal de Washington casi ocho años después de su inscripción en una lista negra estadounidense de "terroristas", por haber recaudado decenas de millones de dólares para Hezbolá.

A Tayideen no se lo acusa de apoyo financiero reciente a Hezbolá, sino de haber reestructurado sus negocios después de 2009 con el fin de esquivar las sanciones y seguir comerciando con las empresas estadounidenses.

"Por su apoyo al Hezbolá, una gran organización terrorista internacional, el gobierno estadounidense impuso sanciones a Kasim Tayideen en 2009 que le prohibían hacer negocios con estadounidenses o con empresas estadounidenses", explicó el Secretario adjunto suplente de Justicia, Kenneth Blanco, en un comunicado.

El financista fue detenido a su llegada a Casablanca el 12 de marzo, a pedido de las autoridades estadounidenses. Llegó a Estados Unidos este viernes a la mañana, pero el Departamento de Justicia no confirmó si fue entregado por el gobierno marroquí.

Tayideen, de 62 años, se declaró inocente.

Involucrado en el comercio de materias primas en Medio Oriente y en África, Tayideen fue designado como un "importante contribuidor financiero" de una organización "terrorista" en mayo de 2009, cayendo así bajo sanciones que lo expulsaban de las redes financieras mundiales.

Tayideen compraba materias primas a exportadores estadounidenses y pagaba con transferencias bancarias, por un total de 27 millones de dólares. Las sociedades implicadas en estas transacciones no sabían que trabajaban para él.