La justicia chilena acusa a 16 militares por 'Caravana de la Muerte'

El juez chileno especializado en causas de derechos humanos, Mario Carroza (C), el 8 de abril de 2013 en Isla Negra, Chile (AFP | MARTIN BERNETTI)

Un juez chileno acusó este miércoles a 16 militares en retiro -incluido un exjefe de la institución- de ser autores y cómplices del asesinato de 15 opositores en 1973, en uno de los episodios del emblemático caso 'Caravana de la Muerte', al inicio de la dictadura de Augusto Pinochet.

El magistrado especial para causas de derechos humanos, Mario Carroza, "dictó acusación en contra de 16 miembros del Ejército en retiro por su responsabilidad como autores y cómplices de los homicidios de 15 personas en el Episodio La Serena del denominado caso Caravana de la Muerte", señala el Poder Judicial.

Dentro de los militares acusados como cómplice figura el ex Comandante en Jefe del Ejercito, Juan Emilio Cheyre, quien en esa época se desempeñaba como ayudante del titular de la unidad que en la ciudad de La Serena (norte) perpetuó los asesinatos de opositores por orden del entonces recién asumido dictador Augusto Pinochet (1973-1990).

El año pasado, Cheyre fue detenido por el caso pero salió en libertad tras pagar una fianza.

De los restantes acusados, tres se encuentran detenidos en el penal de Punta Peuco -una cárcel especial donde cumplen sus condenas los violadores de los derechos humanos en dictadura- mientras que los restantes aún están en libertad, dijo a la AFP una fuente del Poder Judicial.

Los 15 cuerpos de las víctimas fueron hallados en 1998 y estudios forenses lograron verificar "que todas ellas presentaban múltiples impactos de proyectil en diferentes partes de sus cuerpos", según el fallo judicial.

Un total de 75 prisioneros políticos fueron asesinados en La Caravana de la Muerte, uno de los casos más emblemáticos de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura tras una orden que dio el propio Pinochet.

Antes de morir, el dictador fue procesado y puesto bajo arresto domiciliario pero sobreseído por demencia, sin alcanzar a ser condenado.

Su cruenta dictadura dejó un saldo de más de 3.200 víctimas, entre muertos y desaparecidos.