Un tribunal británico autoriza el primer vuelo de deportación de inmigrantes a Ruanda

·3  min de lectura

Por Andrew MacAskill

LONDRES, 13 jun (Reuters) -El Tribunal de Apelación de Londres se ha negado a conceder una orden judicial que impida a Reino Unido enviar a Ruanda su primer vuelo de solicitantes de asilo, mientras el número de personas que estaba previsto que salieran en el avión del martes se redujo a menos de una docena.

Reino Unido ha llegado a un acuerdo con Ruanda para enviar a algunos solicitantes de asilo a este país a cambio de un pago inicial de 120 millones de libras (148 millones de dólares) y pagos adicionales en función del número de personas deportadas.

El viernes, un juez de la Audiencia Superior se negó a conceder una medida cautelar para suspender el primer vuelo, y el lunes el Tribunal de Apelación confirmó dicha decisión.

El juez Rabinder Singh dijo que el Tribunal de Apelación no podía interferir con la sentencia original, "clara y detallada", y denegó el permiso para una nueva apelación. En julio se celebrará una vista completa para determinar la legalidad de la medida en su conjunto.

El Gobierno británico afirma que la estrategia de deportación tiene como objetivo socavar las redes de tráfico de personas y frenar el flujo de inmigrantes, que arriesgan sus vidas cruzando el Canal de la Mancha en pequeñas embarcaciones desde Europa.

Organizaciones no gubernamentales afirman que esta política es inhumana y pone en peligro a los inmigrantes. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha afirmado que Ruanda, cuyo historial de derechos humanos está bajo escrutinio, no tiene capacidad para procesar las solicitudes.

En un principio, estaba prevista la expulsión de unas 37 personas en el primer vuelo a Ruanda, pero la organización benéfica Care4Calais afirmó que ese número se ha reducido a solo ocho debido a las impugnaciones legales.

El Gobierno británico no ha facilitado detalles de los seleccionados para la deportación, pero organizaciones de defensa de los derechos humanos dicen que entre ellos hay personas que huyeron de Afganistán y Siria.

Anteriormente, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que está decidido a seguir adelante con la medida a pesar de las apelaciones y la oposición de numerosas voces, aparentemente también la del príncipe Carlos, el heredero del trono británico.

"Es muy importante que las bandas criminales que están poniendo en peligro la vida de la gente en el Canal de la Mancha entiendan que su modelo de negocio se va a romper y lo está rompiendo este Gobierno", dijo Johnson a la emisora de radio LBC.

"Están vendiendo a la gente falsas esperanzas y atrayéndola a algo que es extremadamente arriesgado y criminal".

El Gobierno dijo que el plan de deportación disuadiría de cruzar el Canal de la Mancha, aunque más de 3.500 personas han llegado a Reino Unido en pequeñas embarcaciones desde mediados de abril, cuando se dio a conocer el plan de Ruanda, según cifras del Gobierno.

Mientras se celebraban las vistas judiciales, unos 35 inmigrantes llegaron a Dover, algunos de ellos con sus pertenencias en bolsas negras, y las fuerzas fronterizas británicas se los llevaron.

El Tribunal Superior está examinando por separado los argumentos de la organización de ayuda a los refugiados Asylum Aid, que ha presentado un segundo recurso legal para impedir que el Gobierno envíe a los refugiados a Ruanda.

(1 dólar = 0,8121 libras)

(Reporte de Andrew MacAskill; edición de Chris Reese y Angus MacSwan; traducción de Darío Fernández)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.