Para la Justicia, los afiches contra Cristina Kirchner promovían un ataque contra la vicepresidenta

Uno de los afiches con la cara de la vicepresidenta Cristina Kirchner, junto a insultos y acusaciones.
Uno de los afiches con la cara de la vicepresidenta Cristina Kirchner, junto a insultos y acusaciones. - Créditos: @Policía de la Ciudad

La Cámara del Crimen envió a la Justicia Federal de Comodoro Py 2002 la causa en que se investiga a una vecina de Recoleta porque supuestamente encargó la pegatina de centenares de afiches contra Cristina Kirchner en la que se la tildaba de “asesina” por haber elegido las vacunas rusas Sputnik conta el coronavirus y demorado la llegada de las vacunas de Pfizer.

El juez de la Cámara del Crimen Mariano Scotto, a instancias del abogado de Cristina Kirchner, que se presentó en la causa como querellante, es decir cómo víctima, decidió que “de las constancias reunidas, es posible inferir que la maniobra investigada se halla vinculada a una persona que encomendó la colocación de afiches con el objeto de conmocionar e influir en la opinión pública y a la sociedad en general, con relación a la autoridad mencionada, de modo que no existen hesitaciones en torno a que la finalidad de la conducta descripta era la de atentar contra la señora Vicepresidenta y su función en el Gobierno Nacional”.

Para el camarista, “siempre que los sucesos pesquisados se vinculan con el entorpecimiento del ejercicio de la función de la querellante [de vicepresidenta] , corresponde que la investigación continúe en la justicia de excepción [federal]”.

La señora Lilian Melhem que vive en Recoleta, defendida por el abogado Matáis Cuneo, sería -para la Justicia- quien encargó y pagó los carteles contra la vicepresidenta. La fiscalía de instrucción rastreó a la imprenta y quienes encargaron el trabajo. Esta causa fue motorizada por la vicepresidenta y Melhem pidió ser eximida de prisión.

En un momento, una denuncia similar fue investigada por la justicia federal, en manos del juez Sebastian Casanello, que la delegó en la fiscalía de Alejandra Mángano. Pero la fiscal entendió que debía seguir interviniendo la justicia ordinaria.

Pero ahora, la Cámara del Crimen reenvió el caso al ámbito federal. Las opciones ahora son que el juez le devuelva el asunto a la fiscal Mangano y que ella retome la investigación, o que entienda que puede estar vinculada a un caso mas amplio de materia federal, o que se plantee el conflcito de competencia nuevamente y deba resolver la Corte Suprema de Justicia.

Los padres de la señora Melhem fallecieron en 2020 a raiz del coronavirus. El padre, Eduardo Melhem, falleció el 7 de noviembre de 2020 por Covid-19 y su mamá, conocida como Nené, once días después. Melhem participó de la “marcha de las piedras” que recordó las víctimas de la pandemia, pero también sirvió como protesta por la gestión de la crisis sanitaria de parte del Gobierno.

La pista que permitió dar con la el nombre de la señora fue la declaración de un chofer de Uber, que le dijo a la autoridades que había sido contratado para entregar un paquete de dinero al imprentero que realizó la confección de los afiches.

El chofer de unos 25 años, fue ubicado porque las cámaras captaron su auto, cuando fue entregar al dinero a la imprenta. Se buscaron los datos en el registro de la propiedad automotor y así se allanó su casa. Cuando la policía lo fue a buscar dijo que había sido contratado por la señora y entregó su teléfono celular.

Los mensajes de su teléfono permitieron ubicar a su clienta. La causa por ahora investiga el delito de intimidación pública.