Justicia Acuña: las primera ingeniera civil en Chile

LA NACION
·2  min de lectura

Justicia Espada Acuña Mena, la primera mujer chilena en convertirse en ingeniera civil, nació en la ciudad capital de Santiago un día como hoy, pero de 1893. En su 128° aniversario, Google rinde homenaje, a través de su habitual doodle, a quien supo transformarse en un símbolo del progreso de las mujeres en América Latina.

Efemérides del 14 de enero: ¿qué pasó un día como hoy?

El doodle de hoy presenta una ilustración de Acuña, una de las primeras ingenieras en Chile y Sudamérica que abrió un camino para las futuras generaciones de mujeres. Su padre era un constructor civil, quien la alentó, al igual que a sus siete hermanos, a perseguir sus sueños y desafiar las normas sociales injustas.

Al finalizar la secundaria, Acuña estudió matemáticas, aunque rápidamente se interesó por la ingeniería. En 1912 se convirtió en la primera mujer en ingresar a la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, y siete años después marcó un precedente al graduarse de ingeniera civil.

Un año después, Acuña dio inicio a su carrera e ingresó a trabajar como calculadora para la Dirección de Carreteras y Obras de Ferrocarriles del Estado (Empresa de los Ferrocarriles del Estado). Excluyendo un descanso para criar a sus siete hijos, trabajó para la empresa hasta su jubilación en 1954.

El día que Elvis Presley marcó un hito y realizó el primer concierto transmitido por satélite

El Colegio de Ingenieros de Chile incorporó a Acuña a su Galería de Ingenieros Ilustres en 1981, y alrededor de una década después el Instituto de Ingenieros creó un premio en su nombre para ingenieras destacadas.

En 2018 la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile rebautizó su torre central en honor a Acuña con el fin de conmemorar a la primera alumna de la facultad.

Más historias sobre mujeres inspiradoras

Se cumplen 10 años sin María Elena Walsh, la poetisa que nos enseñó a volarA 112 años del nacimiento de Simone de Beauvoir, sus mejores frases feministas