La justicia es lo único que garantiza la paz verdadera: Coppola

·2  min de lectura

AGUILILLA, Mich., abril, 23 (EL UNIVERSAL).- El nuncio apostólico, Franco Coppola, señaló en el municipio de Aguililla que la justicia es la único que garantiza la paz verdadera.

Consideró que su visita no es un desafío de la iglesia católica al crimen organizado; si no un acompañamiento a las víctimas de la violencia.

Dijo no temer por su vida en esta visita, ya que se encomendó a sus ángeles y es Dios el que decide sobre su vida.

Adelantó que si obispos de otras regiones de la entidad, también azotadas por la violencia, le piden su presencia, acudirá como lo hizo en este caso de Aguililla.

El embajador de la Santa Sede en México, inició sus actividades desde temprana hora en la región de Tierra Caliente.

El nuncio apostólico, recorrió la carretera Apatzingán-Aguililla e hizo altos en las comunidades de esa zona donde saludó a los habitantes que ya lo esperaban.

Como parte de su mensaje de paz, justicia y reconciliación, el embajador de El Vaticano, se hizo acompañar del obispo de Apatzingán, Cristóbal Ascencio García, religiosas y laicos de esa Diócesis, pero sin escoltas como ya lo había advertido.

Un par de patrullas tripuladas por personal de la Policía Michoacán, se mantuvieron a distancia, vigilantes, del convoy de periodistas y religiosos.

En el camino; camionetas con las siglas del Cártel Jalisco Nueva Generación halcones, también vigilaban el recorrido en su zona de dominio.

Monseñor Coppola fue recibido en la glorieta de acceso a la cabecera municipal de Aguililla, donde ya lo esperaban los habitantes y el párroco del lugar.

Recorrieron las principales calles hasta llegar a una escuela primaria, en la que monseñor Franco Cappola oficio una misa por las víctimas de la violencia.

Antes se reunió con familias de personas asesinadas y desaparecidas de Aguililla.

Inició la celebración eucarística que fue boicoteda: hubo un corte de luz en todo el pueblo y la señal de telefonía cayó.

En su homilía, Coppola reconoció el valor de los habitantes, que a pesar de las adversidades siguen de pie.