Juntos, pero no revueltos, en la conferencia

Víctor Gamboa y Antonio López

CIUDAD DE MÉXICO, enero 13 (EL UNIVERSAL).- Los presidentes del PAN, el PRI y el PRD aparecieron juntos en público por primera vez desde el 7 de septiembre del año pasado, cuando panistas y perredistas decidieron poner en pausa su alianza con Alejandro Moreno, luego de que el partido tricolor presentó la iniciativa para prorrogar la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública.

Después de 127 días, los tres dirigentes opositores se presentaron ayer ante los medios de comunicación para anunciar la reactivación de su coalición electoral y, aunque afirmaron que Va por México está "más fuerte y unida que nunca", quedó la impresión de que las heridas no terminan de cicatrizar.

Tras el relanzamiento de la coalición con el acuerdo de que el PRI será el encargado del proceso de selección de candidaturas a los gobiernos de Coahuila y el Estado de México este año, mientras que el PAN tendrá esa responsabilidad en las elecciones presidenciales y a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, el dirigente perredista, Jesús Zambrano, dijo que se trata de un acuerdo bipartidista en el que se hizo a un lado al PRD.

Parecen lejanos los tiempos en que Marko Cortés, Alejandro Moreno y Jesús Zambrano concretaron la alianza electoral en Aguascalientes o Durango que les redituó dos gubernaturas para la coalición, o cuando anunciaron la "moratoria legislativa".

A diferencia de esas ocasiones, ahora cada uno de los dirigentes desayunó por separado con sus respectivos equipos en el hotel donde convocaron a la prensa, y ante los medios de comunicación escasearon los abrazos y las bromas entre los tres presidentes.

Minutos después de las 11 de la mañana, Cortés, Moreno y Zambrano entraron juntos al salón donde anunciaron el acuerdo para ir juntos en los comicios de 2023 y 2024.

Fue Alejandro Moreno Cárdenas quien más buscó los saludos y los abrazos de sus contrapartes, principalmente al término de cada discurso.

En el templete, juntos pero no revueltos, panistas, priistas y perredistas. En la primera fila, al centro, los dirigentes nacionales de los tres partidos; en un extremo panistas como los diputados Margarita Zavala y Santiago Creel, la senadora Josefina Vázquez Mota, el diputado Enrique Vargas y el senador Julen Rementería, y hasta el otro extremo, los perredistas Sandra Cuevas, jefa delegacional en Cuauhtémoc; el diputado Luis Espinosa Cházaro, el senador Miguel Mancera y el exgobernador de Michoacán Silviano Aureoles.

Al centro, atrás de los líderes partidistas, se ubicaron priistas como la virtual candidata a la gubernatura del Estado de México, Alejandra del Moral; la diputada Ana Lilia Herrera, la secretaria general Carolina Viggiano, el coordinador de la bancada en San Lázaro, Rubén Moreira; el presidente del PRI en el Estado de México, Eric Sevilla; el diputado Augusto Gómez Villanueva y los senadores Manuel Añorve y Mario Zamora.

Llamó la atención la presencia del extitular de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, quien asistió en calidad de priista y, aunque quiso pasar inadvertido, fue invitado a incorporarse al templete.

* Juan Zepeda va solo en MC. Como sólo hay un interesado en contender por la candidatura a la gubernatura del Estado de México en el partido Movimiento Ciudadano (MC), será hasta marzo cuando de manera directa la dirigencia nacional designe a su abanderado, el actual senador Juan Zepeda.