Juntos por el Cambio adelanta su reunión para consensuar una postura común frente al pliego de Daniel Rafecas para la Procuración

Jaime Rosemberg
·3  min de lectura
La cúpula de Juntos por el Cambio se reunirá mañana para debatir una postura común frente al candidato para la Procuración y calmar las tensiones de la última semana
Fuente: Archivo

Las tensiones y disidencias públicas obligaron a adelantar la cita, aunque el final es aún incierto. Cuatro días antes de lo previsto, la cúpula de Juntos por el Cambio se reunirá mañana bien temprano para encontrar puntos de consenso en torno a la nominación en el Senado del juez federal Daniel Rafecas como nuevo procurador. Una postulación complicada por la interna del Frente de Todos, que también divide aguas en el conglomerado opositor.

En principio, durante la cita virtual que comenzará a las 9.30 de este miércoles quedarán claras dos posturas. El expresidente Mauricio Macri y la titular del Pro nacional, Patricia Bullrich, sostienen su negativa a apoyar el pliego de Rafecas, en disidencia con las declaraciones públicas de Elisa Carrió sobre la necesidad de apoyar esa postulación como "mal menor" ante la eventual nominación de algún dirigente cercano a la vicepresidenta Cristina Kirchner, como su exsecretario y actual senador Oscar Parrilli o Graciana Peñafort (quien ya descartó tener interés por el cargo).

El voto solitario de Carlos Rosenkrantz y su advertencia al Consejo de la Magistratura

La postura de Carrió -que será defendida en la reunión por los diputados Maximiliano Ferraro, Juan Manuel López y Maricel Etchecoin- fue apoyada en los hechos por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, con quienes Carrió compartió una reunión en su casa de Capilla del Señor, el viernes pasado.

La líder de la Coalición Cívica-ARI también protagonizó ayer un contrapunto mediático con los representantes radicales en el Senado, Luis Naidenoff y Martín Lousteau, quienes -al igual que el diputado mendocino Alfredo Cornejo y el cordobés Mario Negri- dejaron trascender su molestia por las declaraciones públicas de apoyo de Carrió a Rafecas, que habrían "dinamitado" (según definieron desde la UCR) la posibilidad de cualquier acuerdo con el Gobierno para impulsar a Rafecas por consenso. "Los que tienen la responsabilidad histórica son los senadores", les retrucó la exdiputada sin dejar de sostener su posición.

"El Gobierno lo que quiere es avanzar con la ley para modificar el Ministerio Público Fiscal", contestan desde el sector de los halcones de Juntos por el Cambio, con Patricia Bullrich como voz cantante. Los hechos convalidan esa presunción: el oficialismo en la Cámara alta apunta sancionar en diciembre una reforma de la ley, para limitar la duración del mandato del procurador y quitar el requisito de los dos tercios de los senadores que hoy se requieren para su aprobar su nominación. Rafecas ya anunció que, de eliminarse ese requisito, renunciará a su postulación.

Foto dialoguista

Horas después del cónclave, el sector "moderado" de Juntos por el Cambio tendrá una foto clave en su ambición por ampliar su estructura de alianzas de cara a las próximas citas electorales. En la vieja sede del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), a pocas cuadras del Congreso, Rodríguez Larreta y Vidal participarán del día del amigo desarrollista, que conmemora los 106 años del natalicio de Rogelio Frigerio, intelectual y mano derecha de Arturo Frondizi durante su presidencia (1958-1962).

Además de su nieto y anfitrión, el exministro del Interior Rogelio Frigerio, estarán allí la líder de GEN, Margarita Stolbizer; el neurocientífico Facundo Manes y el exlíder de Recrear Ricardo López Murphy, tres figuras que un sector de Juntos por el Cambio espera tener cerca cuando lleguen las elecciones legislativas de 2021.

Coronavirus en la Argentina: la relación de Cristina Kirchner con Rusia, una de las llaves para acceder a la vacuna

Durante la jornada de hoy se sumó Lousteau, otro actor clave para el diseño de una opción "de centro" con el que Rodríguez Larreta alimenta sus sueños presidenciales. "Justo van a estar todos los que Macri no quiere", ironizaron desde el larretismo, en relación con el cónclave, que los organizadores imaginan como un potente mensaje de cara a las disputas que vendrán.