Abogados insisten que Trump tenía derecho a cuestionar los resultados de las elecciones

Graeme Massie
·3  min de lectura
<p>El juicio político de Trump dará comienzo el 8 de febrero</p> (Getty Images)

El juicio político de Trump dará comienzo el 8 de febrero

(Getty Images)

Los abogados de Donald Trump dicen que el expresidente tenía derecho a cuestionar los resultados electorales, ya que respondieron formalmente a su juicio político.

El nuevo equipo legal de Trump presentó una respuesta de 14 páginas a su histórico segundo juicio político antes de su juicio en el Senado, que comenzará en menos de una semana.

En él, afirman que Trump, al negar la victoria electoral de Joe Biden y alegar que se la habían robado, estaba ejerciendo su derecho a la libertad de expresión de la Primera Enmienda.

Los abogados de Trump, Bruce Castor y David Schoen, también argumentaron que el Senado no puede votar para acusar a Trump cuando ya no ocupa el cargo.

"La disposición constitucional requiere que una persona en realidad ocupa un cargo para ser acusada. Dado que el presidente número 45 ya no es 'presidente', la cláusula 'se eliminará de la oficina de acusación porque ...' es imposible que el Senado lo cumpla". escribió el equipo de Trump.

Los gerentes de juicio político de la Cámara rechazaron esa afirmación en su propio escrito previo al juicio, también presentado el martes, alegando que hay antecedentes y precedentes para llevar a cabo un juicio y condenar a Trump cuando fue acusado mientras aún estaba en el cargo.

"No hay una 'excepción de enero' para el juicio político o cualquier otra disposición de la Constitución", escribieron los gerentes de juicio político.

"Un presidente debe responder de manera integral por su conducta en el cargo desde su primer día en el cargo hasta el último".

La respuesta de los abogados de Trump se refirió brevemente a sus falsas y regularmente desacreditadas afirmaciones de fraude electoral en su derrota ante Biden.

"Después de las elecciones de noviembre, el 45 ° presidente ejerció su derecho de la Primera Enmienda según la Constitución para expresar su creencia de que los resultados de las elecciones eran sospechosos, ya que, con muy pocas excepciones, bajo el conveniente disfraz de las 'salvaguardas' pandémicas de Covid-19, las leyes electorales de los estados y los procedimientos fueron cambiados por políticos o jueces locales sin las aprobaciones necesarias de las legislaturas estatales ", escribieron.

"Existe evidencia insuficiente sobre la cual un jurista razonable podría concluir que las declaraciones del 45º presidente eran exactas o no, y por lo tanto niega que fueran falsas".

Trump y sus seguidores no pudieron proporcionar ninguna evidencia de fraude electoral y el equipo de delitos cibernéticos del gobierno federal describió las elecciones como las "más seguras" en la historia de Estados Unidos.

El gerente de juicio político de la Cámara dijo en su propio escrito que las acciones de Trump al negar los resultados de las elecciones jugaron un papel importante en la violencia que ocurrió en el Capitolio el 6 de enero.

"El presidente Trump creó un polvorín el 6 de enero", escribieron.

"Cientos estaban preparados para la violencia bajo su dirección. Estaban preparados para hacer lo que fuera necesario para mantenerlo en el poder.

“Todo lo que necesitaban escuchar era que su presidente los necesitaba para 'luchar como el infierno'. Todo lo que necesitaban era que el presidente Trump encendiera una cerilla ".

También negaron el argumento de Trump sobre la libertad de expresión.

"La Primera Enmienda protege a los ciudadanos privados del gobierno; no protege a los funcionarios del gobierno de la responsabilidad por sus propios abusos en el cargo", escribieron.