Juicio político a Piñera: la historia detrás del discurso de 15 horas del diputado Jaime Naranjo

·4  min de lectura
Chile; diputados; Jaime Naranjo; sesión; el mundo
JOHANNA ZARATE

SANTIAGO.- Las casi 22 horas de debate entabladas en la Cámara de Diputados de Chile culminaron en la aprobación de un juicio político contra el presidente Sebastián Piñera por su vinculación en la polémica venta de la minera Dominga en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes, tras la revelación de los Pandora Papers.

Con estrategias discursivas, transmisiones en vivo en las redes sociales y un PCR pendiente, la sesión quedará marcada en la historia chilena como la más descabellada e interminable hasta ahora.

El discurso eterno

La “breve introducción” del diputado Jaime Naranjo ante la Sala de la Cámara duró exactamente una hora. Fueron los primeros 60 minutos que prepararon los oídos del resto de los funcionarios para escucharlo, con apenas unas pequeñas pausas, durante las siguientes 15 horas y dos minutos.

El diputado socialista tomó la palabra a las 10.24 de la mañana de ayer y no paró de hablar hasta la madrugada de hoy, batiendo un récord tras superar las 6 horas de discurso que expresó en 1993 el entonces diputado de la Unión Democrática Independiente (UDI), Jorge Ulloa.

“Me quedan 20 horas, tengo energía y fuerza”, exclamó el funcionario de 70 años en una pausa a la que le siguieron varios sorbos de agua, unas pasas y al menos tres cambios de barbijo acordes a las recomendaciones sanitarias. Se mantuvo firme para cumplir su objetivo: hacer tiempo hasta la llegada del diputado Giorgio Jackson, quien tuvo que respetar la cuarentena por contacto estrecho de Covid-19 hasta la medianoche.

Si bien las bancadas opositoras tenían la mayoría de representantes en la Cámara Baja -83 diputados- les faltaba un voto para los 78 necesarios para aprobar el proceso contra Piñera. Jackson era ese voto.

Por eso, Naranjo se dignó a recitar las 1300 páginas de su táctica dilatoria, que incluyeron la acusación contra el presidente y los fundamentos por los que votó a favor de admitir el proceso que podría dar por finalizado su segundo mandato, hasta que el reloj marcara la medianoche y terminara el aislamiento de su par opositor.

“Hablaré todo el tiempo que sea necesario hasta que Giorgio Jackson esté en la sala de la Cámara de Diputados”, señaló Naranjo en su cuenta de Twitter, en medio de un tenso ambiente dentro del recinto, donde lo tildaron reiteradas veces de “payaso” y exigieron que termine con su “show” de la estrategia legislativa llamada “filibusterismo”.

“Lo que se está haciendo es utilizar una institución de la República de manera bastante patética”, dijo, en tanto, Sebastián Torrealba, diputado de la derecha oficialista.

El vivo del fin de la cuarentena

“Hola a todos, a todas. ¿Cómo están? Estamos aquí camino a Valparaíso”, dijo el diputado Giorgio Jackson en una transmisión en vivo desde su Instagram en la medianoche, el momento en que finalizó su cuarentena y manejó hasta el Congreso.

La verdad es que era importante, una vez cumplida la cuarentena, cumplir con mi deber y poder ir a la votación”, expresó el representante del Frente Amplio, quien tuvo que interrumpir la transmisión por estar siendo seguido por periodistas.

Jackson y otros tres parlamentarios tuvieron contacto estrecho con el también diputado de izquierda y candidato a la presidencia, Gabriel Boric, quien contrajo coronavirus la semana pasada y tampoco pudo sufragar.

El Ministerio de Salud chileno planteó que el aislamiento preventivo del diputado sería hasta el lunes inclusive, contrario a las críticas del oficialismo que insistían en que debía culminar el martes. De modo que, tras la aclaración de las medidas sanitarias que “se considera como día uno el último día de contacto con el caso” -lo que habilitaba a Jackson asistir en la madrugada de hoy- la oposición puso en marcha su estrategia de filibusterismo.

Síntomas de Covid en el recinto

“Estimados, me acabo de tomar un PCR, no me siento bien, no podré asistir”, envío por mensaje a sus compañeros de bancada el diputado demócrata cristiano Jorge Sabag junto a una selfie en la que evidenciaba su malestar.

Pero la foto quedó finalmente en el olvido. La tensión que predominaba en la Cámara aumento cuando se conoció que el Sabag, con síntomas de Covid, decidió asistir de todas formas a la sesión.

El parlamentario viajó desde Chillán (400 kilómetros al sur de Santiago) pese a tener un test PCR pendiente - todavía no había recibido el resultado-, generando polémica por su presencia.

Aún más, la bancada demócrata cristiana decidió hacer una maniobra de distracción para impedir que el político fuera examinado por la autoridad sanitarita, y Sabag logró escabullirse por una puerta lateral.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.