¿De qué se trata el juicio que tiene a Luis Miguel al borde del arresto?

El mundo de la música latina sigue impactado tras conocerse la noticia de que una jueza de Los Angeles emitiera una orden de arresto por desacato judicial contra Luis Miguel. Pero pocos conocen el origen de este conflicto que tiene al Sol de México en problemas por la justicia. Se trata de una demanda iniciada contra el astro por William Brockhaus, quien fuera su manager entre 2012 y 2014.

VER GALERÍA
Luis Miguel manejando su Rolls Royce, que según reportes podría ser embargado.

Según documentos judiciales, la relación entre Luis Miguel y Brockhaus data desde hace dos décadas, ya que el cantante conoce a la mujer del hombre de negocios, Michelle Salom Brockhaus, desde su infancia. En 2011, estando de vacaciones juntos, Luis Miguel le pidió a Brockhaus que fuera su mánager, ofreciéndole a una comisión de 10% de los ingresos que generara, puesto que así creía que se le pagaba a su último manager, Alejandro Asensi. Pero esa conversación fue —según indica el fallo de un tribunal federal de Nueva York— también el inicio del conflicto, puesto que Luis Miguel no estaba completamente al tanto de cómo se le pagaba a su mánager, además de que se instalaría la duda de a qué ingresos (los suyos personales o los de su compañía) se refería la estipulación. Como si eso fuera poco, Brockhaus comenzaría a prestarle servicios en octubre de 2011, pero no firmarían un contrato sino hasta septiembre del año siguiente, lo que también generaría dudas sobre si en el intertanto el hombre de negocios estaba trabajando para él (como sostendría Luis Miguel en posterior juicio) como “un favor” al cantante.

Según estableció la corte neoyorquina, ese contrato vinculó a Luis Miguel y a Brockhaus entre julio de 2012 y junio de 2014, período durante el cual el manager recibió pagos por más de US$1.5 millones. Los mismos documentos informan que la relación había comenzado a “agriarse” (aunque no se explica por qué) hacia la segunda mitad de 2013, y que en octubre de ese año, Joe Madera, secretario personal de Luis Miguel, informó a Brockhaus que el contrato no sería renovado y que debía buscarse otro empleo.

VER GALERÍA
Kristina y Luis Miguel.

A pesar del conflicto, en su página de LinkedIn, Brockhaus asegura que su período como mánager del cantante tuvo diversos logros, incluyendo haber manejado todos los servicios legales y de negocios externos del cantante, haber reestructurado su negocio de giras y elminado costos, y haber reducido los costos de sus tours en un 25%.

En 2015, Brockhaus entabló en Nueva York demanda por incumplimiento de contrato, proceso que en 2016 concluyó con un veredicto de US$1,043,483.77 a su favor. A comienzos de este año, el ex manager inició un proceso para cobrar dicha suma en Los Angeles y se ordenó la comparecencia en persona de Luis Miguel a la corte el 16 de febrero, pero se hizo difícil localizar al astro musical para notificarlo. Finalmente, el 23 de febrero, se logró localizar y notificar a Luis Miguel en el área de estacionamiento con valets de un hotel de Las Vegas, pero el artista no se presentó ante el tribunal a la nueva audiencia en California, fijada para el 9 de marzo. Esa misma actitud, de no presentarse ante el tribunal para asumir su deuda, fue la que motivó la orden de arresto por desacato que ahora pesa en su contra. 

luis-miguel-rolls-royce-599x378
luismi-novia-600x360