Juicio de Kim Potter: Fiscal dice que “portar una placa y un arma no es licencia para matar” en argumentos finales

·6  min de lectura

Los fiscales dijeron al tribunal que los agentes de policía no tienen “licencia para matar” durante las declaraciones finales en el juicio de Kim Potter por matar a tiros a Daunte Wright, de 20 años, el 11 de abril.

“Portar una placa y un arma no es una licencia para matar”, dijo el lunes por la mañana la fiscal general adjunta Erin Eldridge al jurado en el juzgado del condado de Hennepin en Minnesota.

“No puedes dispararle a alguien cuando las cosas no salen según lo planeado”.

El jurado se retiró para las deliberaciones el lunes por la tarde después de escuchar los argumentos finales en el juicio de la oficial de policía veterana acusada de dos cargos por homicidio involuntario por los disparos fatales contra Wright durante una parada de tráfico en Brooklyn Center, Minnesota.

Durante los alegatos finales, el fiscal dijo a los jurados que la muerte de Wright era “evitable” y fue el resultado de un “error colosal” y una “metida de pata de proporciones épicas” de la oficial de policía Brooklyn Center, veterana por 26 años de servicio.

El caso trata sobre el “manejo imprudente de su arma de fuego” y la “negligencia culposa” de la acusada, dijo.

“Sacó un arma letal, apuntó al pecho de Daunte Wright y disparó”, dijo.

“Ella usó fuerza letal, le atravesó el corazón con una bala, lo mató”.

Eldridge reprodujo imágenes ralentizadas del incidente tomadas por la cámara corporal de Potter para mostrar cómo la acusada puso “a cuatro personas en peligro de forma directa” cuando abrió fuego contra el padre de uno.

Además de Wright, quien murió por el disparo fatal, el fiscal dijo que Potter también puso en peligro la vida de su novia Alayna Albrecht-Payton y sus compañeros oficiales, el sargento Mychal Johnson y el oficial Anthony Luckey.

Albrecht-Payton estaba sentada en el asiento del pasajero del automóvil, el Sargento Johnson estaba inclinado hacia la puerta abierta del lado del pasajero y el rostro del Oficial Anthony Luckey estaba cerca de la puerta abierta del lado del conductor cuando Potter disparó un tiro al lado del conductor del coche contra Wright.

Las imágenes, dijo Eldridge, muestran que el oficial Luckey estaba tan cerca del arma de fuego de Potter que el cartucho de la pistola lo golpeó en la cara después de que ella disparó el arma.

La fiscal también mostró imágenes de la cámara corporal del sargento Johnson mientras ella cuestionaba las afirmaciones de la defensa de que la Sra. Potter le salvó la vida cuando le disparó a Wright.

El sargento Johnson sostenía la palanca de cambios para tratar de evitar que Wright se alejara en ese momento y la defensa afirma que el uso de la fuerza de Potter fue necesario para evitar que el vehículo lo arrastrara si lograba salir.

En cambio, la fiscal dijo que el sargento Johnson estaba en la “línea de fuego” del tiroteo de Potter y que fue Wright quien lo salvó cuando “recibió la bala”.

“La acusada no le salvó la vida a Johnson”, dijo Eldridge.

“Si alguien le salvó la vida al sargento Johnson fue Daunte Wright al recibir un balazo en el pecho”.

La fiscal dijo que “no hay duda” de que Potter está “arrepentida” por matar a Wright, pero le dijo al jurado que deben tomar una decisión “sin simpatía:”, diciendo que “las personas agradables también tienen que seguir la ley”.

“Por supuesto que lo siente, por supuesto que se siente mal por lo que hizo”, dijo.

“No hay disputa sobre eso, pero eso no tiene lugar en su deliberación”.

Añadió que la muerte de Wright fue “no solo una tragedia”, fue un “homicidio”, y le dijo al jurado que usara su “sentido común” y desestimara el argumento de la defensa de que Wright era “culpable de su propia muerte”.

La fiscalía señaló la carrera de 26 años de Potter como oficial de policía, que incluyeron 26 años de entrenamiento sobre el uso de un arma, 26 años de entrenamiento en el uso de la fuerza y 19 años de entrenamiento en el uso de una pistola paralizante Taser.

Potter “comprendía los riesgos” de usar un arma de fuego, dijo Eldridge, pero “eligió apretar el gatillo, eligió disparar, eligió ignorar su entrenamiento”.

La fiscal recalcó que Potter no está siendo acusada de matar de manera intencionada a Wright, pero dijo que “un accidente todavía es un delito” si las acciones del oficial fueron imprudentes o culpables por negligencia.

Durante el argumento final, la fiscal recordó que Potter dijo que sus dos hijos estarían en casa durante las vacaciones cuando ella subiera al estrado el viernes.

“¿Saben quién no estará en casa durante las vacaciones? Daunte Wright”, dijo.

Daunte Wright, visto con su hijo en esta foto,  fue muerto a tiros el 11 de abril (Juzgado del Condado de Hennepin)
Daunte Wright, visto con su hijo en esta foto, fue muerto a tiros el 11 de abril (Juzgado del Condado de Hennepin)

“Los padres de Daunte Wright, Katie Wright y Aubrey Wright, tendrán un asiento vacío en su mesa esta temporada navideña porque la acusada le disparó y lo mató el 11 de abril de este año.

“Tenía solo 20 años, tenía un bebé. Por eso estamos aquí hoy”.

El público “confía en la policía para salvaguardar vidas”, dijo Eldridge, y la acusada “detrozó esa confianza cuando destrozó el corazón de Daunte Wright”.

En los argumentos finales de la defensa, el abogado de Potter, Earl Gray, dijo que era “absurdo” decir que Wright no tuvo nada que ver con su propia muerte.

Sostuvo que la “causa principal de su muerte” fue que no obedeció a los policías y trató de escapar cuando intentaron arrestarlo.

“Esa es la causa, esa es la causa de todo este incidente”, dijo.

Gray dijo que si Wright hubiera obedecido a los oficiales, entonces “todo habría terminado”.

“La causa fue Daunte Wright”, agregó, con el argumento de que su cliente tenía derecho a usar fuerza letal en la situación.

Gray continuó con argumentar que Potter “cometió un error” y que “un error no es un crimen”.

“Nadie es perfecto. Todos cometemos errores”, dijo, y agregó que ella “no sabía que portaba un arma”.

Kim Potter llora en el estrado mientras testifica en el juicio penal (PBS News Hour)
Kim Potter llora en el estrado mientras testifica en el juicio penal (PBS News Hour)

En la refutación del estado, el fiscal Matthew Frank dijo que Potter sacó su arma de su funda durante siete segundos y la apuntó frente a ella contra Wright durante cinco o seis de esos segundos.

“Eso es manipular un arma de fuego de manera imprudente”, dijo.

Frank instó al jurado a mirar y sostener el arma de fuego y la Taser durante sus deliberaciones para ver la diferencia entre las dos armas, ya que dijo que la ley no tiene una defensa de que alguien cometió un “error”.

Argumentó que el propio testimonio de Potter en el tribunal y las acciones posteriores al tiroteo muestran que ella no creía que la fuerza letal fuera necesaria.

Las imágenes de la cámara corporal reproducidas en el juicio muestran a Potter mientras grita “¡Taser! ¡Taser! ¡Taser!” antes de disparar un tiro fatal que alcanzó a Wright en el pecho.

Su uso de la palabra “Taser” muestra que “no creía que la fuerza letal fuera necesaria”, dijo Frank.

Tras la refutación, la defensa solicitó la anulación del juicio bajo el argumento de que la declaración de Frank había sido demasiado larga. La solicitud fue denegada por el juez.

Potter ha declarado que confundió su arma de fuego con su Taser cuando disparó y mató a Wright.

La ex oficial de 49 años está acusada de homicidio involuntario en primer y segundo grado y se declaró inocente.

La defensa descansó su caso el viernes después de que Potter subió al estrado y comenzó a llorar varias veces y se disculpó por matar a Wright.

“Lamento que haya sucedido. Lo siento”, sollozó.

Cuando los fiscales la presionaron sobre si había tenido la intención de usar fuerza letal ese día, ella gritó: “¡No quería lastimar a nadie!”

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.