El juicio Cóndor en Italia, más de dos décadas en busca de justicia

·3  min de lectura

Roma, 9 jul (EFE).- La condena de hoy del Tribunal Supremo italiano, que confirma la cadena perpetua a catorce militares de Bolivia, Chile, Uruguay y Perú, supone el punto y final a una búsqueda de justicia que arrancó en 1998, tras las denuncias de los familiares.

La Justicia italiana ha estudiado los casos de una veintena de italo-latinoamericanos que desaparecieron en las sombras del Plan Cóndor, la represión coordinada por las dictaduras de Sudamérica en las décadas de 1960 y 1970 contra la disidencia de izquierdas.

La sentencia llega después de veintitrés años de investigación, audiencias y esfuerzos.

Estas son las principales etapas del Proceso Cóndor en Italia:

1998. El dictador chileno Augusto Pinochet es detenido en Londres por orden del juez español Baltasar Garzón y el fiscal de Roma Giancarlo Capaldo abre su investigación sobre posibles víctimas italianas en la represión en América Latina.

1999. La Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos (FEDEFAM) celebra su congreso en Mar de Plata y se entera de que Italia investiga esos hechos.

1999. Las madres y esposas de algunos desaparecidos denuncian sus casos en el consulado italiano de Buenos Aires. Son las primeras historias que llegan a la mesa de Capaldo. Fueron la viuda de Juan José Montiglio, Rina Belvederessi; la de Omar Venturelli, Frasia Cea; la madre de Juan Maino, Filma Canales, y la de Pablo Recagno, Luz Ibarburu.

2006: Capaldo cierra su investigación y ordena la detención de 146 jerarcas y militares Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay; en primer lugar Pinochet, que moriría en diciembre de ese mismo año.

2006-2013: El fiscal italiano no logra recibir a tiempo la autorización a proceder contra los militares brasileños y Argentina, que entonces celebraba su propio juicio, tampoco lo permitió.

2007: El italo-uruguayo Jorge Néstor Troccoli, uno de los acusados por sus supuestos crímenes como comandante del cuerpo de Fusileros Navales (FUSNA), servicios secretos, escapa de la justicia de su país y llega a Italia valiéndose de su doble nacionalidad. Es el único imputado presente físicamente en el juicio de Roma.

2013: El juez romano Alessandro Arcuri instruye la fase preliminar del Proceso Cóndor en Italia. La lista de imputados pasa de 146 a 35 militares debido a la falta de permiso de Argentina y a la muerte de muchos de ellos, ya ancianos.

2014: El juez Arcuri manda a juicio a Troccoli y otros 31 acusados de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay.

2015: Se abre formalmente el juicio en primera instancia en el Tribunal de Roma, en el enorme aula búnker de la cárcel de Rebibbia para poder acoger a las partes, con decenas de abogados de los imputados, juzgados en rebeldía (excepto Troccoli).

2017: Llega la primera sentencia. El Tribunal de Roma emite ocho cadenas perpetuas y 19 absoluciones, entre estas la de Troccoli. Los condenados son el dictador boliviano Luis García Meza, su ministro del Interior, Luis Arce Gómez; el expresidente peruano Francisco Morales Bermúdez, su ministro de Interior, Pedro Richter Prada y el comandante Germán Vázquez Figueroa; los militares chilenos Hernán Jerónimo Ramírez y Rafael Ahumada Valderrama, y el excanciller uruguayo Juan Carlos Blanco.

2017: Las familias consideran el fallo insuficiente y recurren.

2018: Los fiscales romanos Francesco Mollace y Tiziana Cugini recaban nuevas pruebas para el recurso. En abril de ese año muere el expresidente boliviano García Meza.

2019: En julio el Tribunal de Apelación de Roma modifica la sentencia de primer grado y condena a cadena perpetua a todos los imputados, 24, entre estos Troccoli. Unos días después, Italia prohibió la salida del país a Troccoli, entonces de 71 años, retirándole el pasaporte.

2021: El Tribunal Supremo confirma las cadenas perpetuas a 14 militares y jerarcas de Chile y Uruguay siguiendo la petición de la Fiscalía y revalidando la sentencia del Tribunal de Apelación de Roma, aunque la lista de imputados se redujo tras la muerte de varios de ellos.

(c) Agencia EFE