Juicio antimonopolio entre AT&T y el gobierno, por comenzar

Por MAE ANDERSON
ARCHIVO - Foto de archivo, 24 de octubre de 2016, del logo de AT&T sobre uno de sus locales minoristas en Nueva York. El lunes 19 de marzo de 2018 comienza un juicio entre AT&T y el gobierno federal cuyo resultado podría afectar la forma en que el cliente recibe programas de TV y películas por streaming y cuánto paga por el servicio. (AP Foto/Mark Lennihan, File)

NUEVA YORK (AP) — El lunes comienza un juicio entre AT&T y el gobierno federal cuyo resultado podría afectar la forma en que el cliente recibe programas de TV y películas por streaming y cuánto paga por el servicio. AT&T argumenta que necesita absorber a Time Warner para poder competir contra empresas como Amazon, Netflix y Google en el mundo del video, en rápida evolución.

Los abogados antimonopolio del Departamento de Justicia dicen que si se permite la fusión de AT&T y Time Warner, los consumidores pagarán más por sus programas, sea en un televisor, un Smartphone o una tableta.

"El gobierno dice que esto es el Viejo Mundo y AT&T Time Warner dice que es el Nuevo Mundo", dijo el especialista en industria e innovación Larry Downes. "Presentan visiones totalmente divergentes del aspecto que tienen las industrias de contenido en la actualidad, ni qué hablar del futuro".

En octubre de 2016 AT&T ofreció comprar Time Warner por 86.000 millones de dólares. AT&T, con sede en Dallas, provee servicios inalámbricos, de banda ancha y satelitales DirecTV a través del teléfono y la TV. Time Warner es dueño de las redes HBO, TNT, TBS y CNN y de programación deportiva que incluye las finales del béisbol profesional y el básquetbol universitario.

El gobierno fue a los tribunales en noviembre para bloquear la fusión.

Casi el 60% de los usuarios estadounidenses siguen recibiendo los programas de TV principalmente a través de los servicios tradicionales de cable, según el Centro de Investigaciones Pew, pero hay una división tajante por edad: el 61% de la gente entre 18 y 29 años prefiere los servicios de streaming, comparado con el 10% de la franja de 50 a 64 años.

AT&T dice que la fusión es necesaria para competir a medida que más gente usa servicios de streaming como Netflix y Amazon. Niega que la fusión limitará la elección y elevará los precios.

"Bloquear la transacción privaría a los consumidores de estos beneficios y protegería a grandes firmas integradas verticalmente como Comcast/NBCU, Netflix, Google, Amazon y Facebook de nuevos competidores en su propio terreno", escribió la empresa en un documento previo al juicio.

Por su parte, el gobierno desdeña el argumento de que la fusión propuesta significa ofrecer a los consumidores más posibilidades de elección. El acuerdo, dice, reducirá la competencia y la innovación a la vez que elevará los precios, ya que AT&T podría negarle la programación de Time Warner a otros distribuidores u ofrecerla a menor precio solamente en su propia red.

El Departamento de Justicia también rechaza la idea de que la megafusión promovería la competencia con las grandes empresas de internet como Google y Netflix, ya que la mayoría de los estadounidenses siguen mirando TV por el cable tradicional.

"La decisión fundamental de este juicio será cuánto margen tiene la industria de los medios para combatir mediante la escala a los gigantes del internet que les están robando el almuerzo", dijo el analista Barton Crockett.

Si el juez bloquea el acuerdo, probablemente habrá mayores dificultades para realizar transacciones en el sector de los medios. Los grandes del internet como Amazon o Google podrían optar por seguir aumentando la oferta de sus propios contenidos en lugar de acrecentarlos mediante adquisiciones.

Si la corte permite consumar la transacción, podría dar lugar a una ola de acuerdos similares a medida que otros distribuidores _como las grandes empresas satelitales, telefónicas y de cable_ compran firmas del espectáculo para competir contra los rivales nacidos en internet.

Si AT&T pierde en esta instancia, podría haber un acuerdo salomónico. La empresa podría aceptar deshacerse de otros negocios o cumplir con otras restricciones a cambio de que se apruebe la fusión.