La jugada de Cristina Kirchner obligó al Presidente y a Massa a tejer una estrategia común

·4  min de lectura
Sergio Massa, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, los representantes principales del Frente de Todos
Ricardo Pristupluk

Temprano por la mañana, en la quinta presidencial de Olivos, el presidente Alberto Fernández analizó en detalle con Sergio Massa la estrategia que tomó la vicepresidenta Cristina Kirchner y se decidió avanzar con la designación de la diputada de la UCR Roxana Reyes para integrar el Consejo de la Magistratura. Lo que pareció en un principio como una diferenciación con la expresidenta se trató en rigor, según confiaron fuentes oficiales, un juego de suma cero.

Así, el Frente de Todos buscó condicionar la judicialización de la designación del senador kirchnerista Martín Doñate, elegido por la vicepresidenta como representante parlamentario de la segunda minoría en la Cámara alta ante el Consejo de la Magistratura. En medio de las turbulencias internas dentro del oficialismo, en la Casa Rosada destacaron las firmas de Cristina Kirchner y Massa en la resolución con ambas nominaciones.

Cerca del Presidente, que ayer estuvo gran parte del día en la residencia oficial y por la tarde dio clases en la Universidad de José C. Paz –donde dio un encendido discurso en tono electoral–, criticaron la actuación de la Corte Suprema, en particular de su presidente, Horacio Rosatti.

Nombre por nombre, cómo quedaron los dos bloques oficialistas del Senado tras la división que ordenó Cristina Kirchner

“Se trata de un claro avance del Poder Judicial sobre las facultades legislativas”, resumió una altísima fuente con despacho en Balcarce 50.

Después de hablar con Massa, el Presidente consultó a sus dos principales asesores en materia judicial, la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, y el jefe de asesores, Juan Manuel Olmos. Hicieron un análisis del fallo del máximo tribunal y del campo de acción que el Poder Ejecutivo tiene en el tema. “Es un tema que nos preocupa”, sostuvo un integrante del gabinete.

“La decisión que tomó nuestro bloque está dentro de los parámetros legales en los cuales está permitido este tipo de accionar”, defendió el jefe de Gabinete, Juan Manzur. Y agregó: “Esto tiene que ver con una decisión del máximo tribunal de avanzar con un fallo con el que no estamos de acuerdo. Por eso la decisión de nuestro bloque de avanzar en el marco de esta decisión que se ha tomado es correcta”.

Desde temprano todo fue sorpresa en la Casa de Gobierno mientras el jefe del Estado estaba reunido con el presidente de la Cámara de Diputados. “Nadie entiende nada”, resumió un miembro del gabinete nacional a primera hora, sin poder creer del todo la decisión de Cristina Kirchner de dividir el bloque de senadores del Frente de Todos para asegurarse un lugar más en el Consejo de la Magistratura.

Alberto Fernández, Juan Manzur y Sergio Massa saliendo de la Casa Rosada
Enrique García Medina


Alberto Fernández, Juan Manzur y Sergio Massa saliendo de la Casa Rosada (Enrique García Medina/)

A medida que avanzaba el día la estrategia fue virando. Después de una mañana desconcertante, tras el encuentro con Massa fuentes cercanas al Presidente sugirieron que Fernández sí estuvo avisado de la jugada y que no la rechazó.

“Lo que hizo la Corte es un escándalo, lo de (Horacio) Rosatti (asumir como presidente del Consejo) es para juicio político, hasta Ricardo Lorenzetti le dijo que no se puede poner en vigencia una ley derogada”, expresaron en voz baja desde el Ejecutivo. “Cristina hizo la gran Cambiemos: se juntan para disputar las comisiones del Congreso, y se dividen para meter los delegados de la oposición en RTA y Enacom”, completaron cerca del Presidente.

Mientras la pelea por el Consejo de la Magistratura se recalentaba en el Congreso, Fernández viajó en secreto hasta la tierra donde gobierna Mario Ishii. El Presidente fue hasta la Universidad local para dar clases de “derecho penal general y especial” con la docente Luciana Seput. Fuentes oficiales contaron que el mandatario dio clases “durante 2 horas y después estuvo en la biblioteca con los estudiantes”. La actividad tomó estado público por los estudiantes que anunciaron la presencia del mandatario en redes sociales.

“Cada uno sabe lo que tiene que hacer y sabe qué intereses tiene que defender, por lo tanto, necesito de todos y cada uno de ustedes que estén convencidos y los que quieren hacerles creer que en el 2023 estamos perdidos. ¡Un carajo estamos perdidos!”, gritó el Presidente.

Hasta el momento nada dijo de la polémica que atravesó a todo el abanico político. Fuentes cercanas al primer mandatario afirmaron que “sigue de cerca el tema” aunque especificaron que no se pronunciaría por el momento, ya que se trata de un entuerto entre “el legislativo y la Corte Suprema”.

Sin embargo, varios de sus colaboradores cargaban las tintas en el formoseño José Mayans, hasta ayer jefe de todos los senadores kirchneristas, que “no puede avalar quedarse con 23 legisladores y dejar que otros 14 se le vayan”. En las últimas semanas, Mayans-que responde al gobernador formoseño Gildo Insfrán-parecía haber tomado distancia de la vicepresidenta, al menos al acompañar iniciativas del Poder Ejecutivo como el aval al acuerdo con el FMI.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.