Beatriz Sarlo señaló a la esposa de Áxel Kicillof por la oferta que recibió para vacunarse sin esperar su turno

Candela Ini
·3  min de lectura
Beatriz Sarlo llega a Comodoro Py para declarar por las vacunas vip
Ricardo Pristupluk

Beatriz Sarlo declaró hoy como testigo en la causa que investiga el posible desvío de vacunas contra el coronavirus y señaló a la esposa del gobernador Áxel Kicillof, Soledad Quereilhac: dijo que ella fue quien le ofreció, a través de un editor, recibir la vacuna antes de que le llegara su turno.

“No acepté vacunarme porque tengo ética. A la jueza le voy a dar la información”, dijo Sarlo al ingresar a los tribunales de Comodoro Py. En su declaración judicial, Sarlo relató que fue Quereilhac, que es doctora en letras y fue alumna suya, quien le ofreció la Sputnik V.

Soledad Quereilhac
Fernando Massobrio


Soledad Quereilhac, esposa de Axel Kicillof (Fernando Massobrio/)

Según el testimonio de Sarlo, el intermediario fue un editor de ambas que trabaja en la editorial Siglo XXI, Carlos Díaz. De acuerdo con los correos electrónicos que presentó, el objetivo era que la escritora fuera parte de una campaña pública de concientización.

En el gobierno bonaerense confirmaron a LA NACION que el ofrecimiento existió y dijeron que se comunicaron con Salro como lo habían hecho con otras personalidades para incentivar a la población a vacunarse.

Sarlo relató que el ofrecimiento fue a fines de enero. “Por lo que yo entendí, desde provincia de Buenos Aires estaban vacunando para lograr fotos que persuadieran a la gente. En ese momento todavía había cierta duda de la efectividad de la vacuna”, declaró.

“Feliz día, delincuentes”: un chat del camarista Juan Carlos Gemignani volvió a encender las internas en la Casación

Para los investigadores, la declaración de Sarlo, por sí sola, no acredita que haya habido delito, dijeron fuentes judiciales. La investigación, al menos por ahora, seguirá acotada al circuito de “vacunación vip” que funcionó en el Hospital Posadas y el Ministerio de Salud.

“Me ofrecieron la vacuna por debajo de la mesa”, había revelado Sarlo en declaraciones televisivas. Hasta hoy se había negado a revelar la identidad de quien lo había hecho.

La prueba que presentó Sarlo

Sarlo presentó en la Justicia la copia de un correo electrónico que le escribió Díaz. “Me llamó Soledad Quereilhac porque está colaborando con la campaña de concientización para que la gente se vacune. Me pidió una mano para contactar alguna gente, empezando por vos”, dice el correo.

En el mensaje, el editor le dice que se trata de una “campaña bien pensada”, que no tendrá un “discurso político berreta”.

“Mi primera reacción fue pensar que vos jamás te prestarías, pero frente a la posibilidad de que te puedas vacunar de inmediato me pareció que tenía que preguntarte”, agrega. Y le advierte: “Es todo por derecha. Nada trucho”.

“Es una situación desgraciada porque todo ha sido muy claro y transparente. Se convirtió en un lío. Según de qué lado cae se hace una lectura retorcida. Había una campaña muy fuerte para que no nos vacunáramos y Soledad me comentó esta idea de sumar a Beatriz [Sarlo] a esta campaña para que la gente se vacunara y genere confianza en la población”, explicó Carlos Díaz, el editor de Sarlo, en radio Con Vos. Y añadió: “Le escribí el mail a Beatriz y le dije que era una campaña de vacunación de la provincia de Buenos Aires. Desde un primer momento, Beatriz dijo que no quería vacunar si no le toca. Tuvo una posición impecable”.

Otras medidas en marcha

La declaración testimonial, que había sido solicitada por el fiscal Eduardo Taiano, no fue la única medida dispuesta por la jueza Capuchetti: también citó como testigos a los integrantes de la comitiva que supuestamente se dirigió al Ministerio de Salud a aplicar diez vacunas contra el coronavirus junto con el director del Hospital Posadas, Alberto Maceira.

Beatriz Sarlo llega a Comodoro Py para declarar por las vacunas vip
Ricardo Pristupluk


Beatriz Sarlo llega a Comodoro Py para declarar por las vacunas vip (Ricardo Pristupluk/)

Sarlo llegó a los tribunales de Comodoro Py pasadas las 10:30. Rodeada de periodistas, dijo que no conoce la causa judicial. Consultada acerca de quién le ofreció la vacuna “bajo la mesa”, contestó que “los periodistas no leen” y afirmó : “Voy a aportar información”.