Jueza niega extradición de Julian Assange a Estados Unidos

Lizzie Dearden
·5  min de lectura
<p>Julian Assange </p> (Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.)

Julian Assange

(Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.)

Julian Assange no puede ser extraditado legalmente a los Estados Unidos para enfrentar cargos por WikiLeaks debido a su salud mental y a que presenta un riesgo de suicidio, dictaminó una jueza.

La jueza de distrito Vanessa Baraitser destacó las intensas restricciones y las condiciones aisladas que probablemente enfrentaría en Estados Unidos y dijo que significan que la extradición sería “opresiva”.

No obstante, dijo que Assange permanecería bajo custodia, antes de una apelación que se esperaba de Estados Unidos.

Edward Fitzgerald QC, en representación de Assange, dijo que a la luz de la sentencia, "existen los motivos más sólidos para otorgar la fianza" y el miércoles se presentará una solicitud completa.

Los simpatizantes se reunieron frente al Old Bailey de Londres antes de la audiencia del lunes, mientras periodistas y cámaras de medios de todo el mundo se alineaban en las calles.

Assange apareció en el banquillo de los acusados con un traje azul marino y una mascarilla verde oscuro, y habló solo para dar su nombre y fecha de nacimiento durante la audiencia.

Se secó la frente después de que se anunciara la decisión mientras su prometida, Stella Moris, con quien tiene dos hijos pequeños, rompía a llorar.

La editora en jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, la abrazó y se sentó junto a ella en la corte mientras se pronunciaba el fallo.

La Fiscalía ha notificado que la decisión será apelada y tendrá 14 días para presentar sus motivos.

El caso sigue a la publicación de WikiLeaks de cientos de miles de documentos filtrados en 2010 y 2011 relacionados con las guerras de Afganistán e Irak, así como cables diplomáticos.

La jueza dijo que la extradición de Assange sería "opresiva" debido a su salud mental y las condiciones que enfrentaría bajo "medidas administrativas especiales" en la detención de Estados Unidos y en la prisión ADX de Florencia.

Ella le dijo al tribunal que estaría en "condiciones de aislamiento casi total" y sin los factores necesarios para moderar su riesgo de suicidio, lo que significa que la extradición puede ser prohibida bajo la sección 91 de la Acción de Extradición de 2003.

La ley establece que cuando “la condición física o psíquica de la persona sea tal que resulte injusto u opresivo extraditarlo, el juez deberá ordenar la liberación de la persona”.

El tribunal escuchó que Assange ha estado detenido en HMP Belmarsh en Londres desde abril de 2019 y ha estado bajo un plan de atención para prisioneros en riesgo de suicidio o autolesión durante la duración de su encarcelamiento.

Las notas médicas registran numerosas ocasiones en las que le dijo a un psicólogo de la prisión y a otro personal médico que tenía pensamientos suicidas o de autolesión, que se sentía desesperado o sin esperanza y que tenía planes de acabar con su vida, dijo la jueza.

Assange se ha puesto en contacto con el servicio telefónico de Samaritans en varias ocasiones y se encontró una hoja de afeitar en su celular en 2019.

La jueza Baraitser dijo que había aceptado los hallazgos de los expertos de que Assange padece un trastorno depresivo recurrente, que a veces se acompaña de características psicóticas.

Dijo que también aceptaba la opinión de que Assange sufre de un trastorno del espectro autista, "aunque de alto funcionamiento", y el síndrome de Asperger.

La jueza encontró que aunque Assange había demostrado un espíritu más ligero en ocasiones, la "impresión general es la de un hombre deprimido y desesperado que realmente teme por su futuro".

Ella abrió su sentencia desestimando numerosos argumentos hechos por su equipo de defensa durante el largo proceso.

Ella dijo que la extradición de Assange no equivaldría a una violación de la libertad de expresión, y que su papel en las revelaciones hechas por Chelsea Manning "fue más allá del mero aliento de un periodista", detallando la asistencia técnica.

La jueza dijo que Assange había estado intentando reclutar piratas informáticos "durante algún tiempo" y que sus acciones "lo llevaron fuera de cualquier rol del periodismo de investigación", y agregó: “Estaba actuando para promover el objetivo general de WikiLeaks, obtener información a través de la piratería”.

El tribunal escuchó que más de 100 personas habían sido puestas en riesgo por revelaciones que nombraban informantes, y que algunas tuvieron que huir de sus países de origen con sus familias por seguridad.

La jueza dijo que Assange no tenía "el derecho de sacrificar la seguridad de estas personas, sin saber nada de las circunstancias o los peligros que enfrentan, en nombre de la libertad de expresión".

Concluyó que sus acciones habrían sido delitos en Inglaterra y Gales, incluso en virtud de la Ley de secretos oficiales de 1989.

La jueza Baraitser determinó que la acusación estadounidense se inició de “buena fe” y que no había pruebas suficientes de que la administración Trump presionara a los fiscales.

Dijo que había un "debate interno saludable" en Estados Unidos y destacó el elogio anterior de Donald Trump a WikiLeaks, y agregó: "Hay poca o ninguna evidencia que respalde la hostilidad del presidente Trump hacia Assange y WikiLeaks".

La jueza también concluyó que el paso del tiempo desde los supuestos delitos no hizo que el caso fuera injusto, porque el material del caso había planteado "problemas difíciles para los investigadores", y la defensa de Assange no se había visto obstaculizada.

Ella calificó los argumentos de la defensa de que un grupo de jurados en los Estados Unidos estaría compuesto casi en su totalidad por empleados gubernamentales o contratistas como "insostenibles".

Los fiscales dicen que Assange ayudó al analista de defensa estadounidense Manning a violar la Ley de Espionaje al obtener material ilegalmente, fue cómplice de piratería informática por parte de otros y publicó información clasificada que puso en peligro la vida de informantes estadounidenses.

Assange niega haber conspirado con Manning para descifrar una contraseña encriptada en las computadoras del Departamento de Defensa de Estados Unidos y dice que no hay evidencia de que la seguridad de nadie se haya puesto en riesgo.

Los abogados de Assange habían dicho que enfrentaba hasta 175 años de cárcel si era declarado culpable, aunque el gobierno de Estados Unidos dijo que era más probable que la sentencia fuera de entre cuatro y seis años.

Relacionados

Pamela Anderson pide a Trump otorgar el perdón a Julian Assange

Congresista pide a Trump indultar a Snowden y Assange

Julian Assange sería enviado a la misma prisión de El Chapo Guzmán