La jueza María Eugenia Capuchetti rechazó la recusación de Cristina Kirchner y define la Cámara Federal

La jueza Capuchetti al ingresar a la casa de Cristina Kirchner para tomarle declaración, el 2 de septiembre
La jueza Capuchetti al ingresar a la casa de Cristina Kirchner para tomarle declaración, el 2 de septiembre

La jueza federal María Eugenia Capuchetti rechazó la recusación presentada ayer por los abogados de la vicepresidenta Cristina Kirchner, que busca correrla de la investigación sobre los hechos del atentado que sufrió en la puerta de su casa. Los argumentos de Capuchetti fueron presentados a la Cámara Federal, que deberá decidir si los acepta o si, por el contrario, hace lugar al planteo de la querella y la aparta del caso.

Fuentes judiciales indicaron que la respuesta de la jueza se demoró más de lo previsto porque los abogados de la vicepresidenta ampliaron los fundamentos de la recusación original , presentada ayer, y que se extendía a lo largo de 37 folios. En la presentación formulada por Capuchetti rechazó los argumentos de Cristina Kirchner, a los que consideró “descalificaciones” hacia ella.

Cristina Kirchner adelantó la semana pasada que recusaría a la jueza. El escrito fue presentado ayer por sus abogados José Manuel Ubeira y Marcos Aldazábal, con duros cuestionamientos a la instrucción del caso. En esa presentación se sostuvo que Capuchetti actuó de manera negligente, con “mala fe”, con “manifiesta parcialidad”, sin querer investigar las pistas que aportó el kirchenrismo y que apuntan a Juntos por el Cambio y a agrupaciones de ultraderecha como parte del plan de ataque.

La salud del Presidente: el traslado en ambulancia, el protocolo alterado y un diagnóstico que preocupó a la comitiva

La recusación de Cristina Kirchner a Capuchetti logró demorar la elevación a juicio del caso por el atentado del 1 de septiembre pasado, con Fernando Sabag Montiel, su novia Brenda Uliarte y el jefe de los vendedores de algodón de azúcar, Nicolás Carrizo, como los únicos acusados. Cristina Kirchner cree que hay otras personas detrás del atentado. La elevación a juicio del caso no implica no investigar otros pistas , sino que permite juzgar cuanto antes a estas tres personas que están detenidas, mientras se sigue la pesquisa.

El intento de atentado contra Cristina Kirchner y cómo se movieron sus colaboradores (Télam)
El intento de atentado contra Cristina Kirchner y cómo se movieron sus colaboradores (Télam)

Los argumentos de la jueza

Tras hacer un repaso del planteo de los abogados de Cristina Kirchner y la ampliación presentada hoy, Capuchetti describe a lo largo de un escrito de 43 páginas las medidas tomadas desde que intervino en la causa, en busca de dar por tierra con las críticas de la querella.

Mi imparcialidad se mantiene indemne y jamás se ha visto siquiera potencialmente afectada, ni en los hechos ni en el ánimo de la suscripta, por el manto de sospecha que la querella ha intentado deslizar en torno a mi rectitud en la función de jueza que ejerzo y seguiré cumpliendo”, dijo.

“Las elucubraciones ensayadas por la querella en las presentaciones a despacho, solo tienden a crear una convicción de supuesta parcialidad por parte de la suscripta que en modo alguno encuentran correlato con las constancias de la encuesta, sino, más bien, hallan único fundamento en su disconformidad con la investigación”, indicó la jueza.

“ El cotejo de las actuaciones demuestra en forma cabal que se ha investigado y dado respuesta a todos y cada uno de los interrogantes introducidos -en lo que aquí interesa- por la parte recusante, lo cual deja en claro el marco de imparcialidad, independencia y objetividad que ha guiado mi actuación en el expediente ”, agregó.

Tras señalar “las descalificaciones propiciadas por la querella”, las que consideró “propias de otros ámbitos y lejanas al ejercicio profesional del derecho”, Capuchetti concluyó: “Lo cierto y concreto es que los argumentos presentados no evidencian la necesidad de mi apartamiento”.

Además dijo que la presentación de Kirchner era extemporánea, dado que fue hecha fuera del plazo permitido por lo que establece el Código Procesal Penal sobre los planteos recusatorios: “El escrito no fue interpuesto en legal tiempo, pues se ha alegado lo que pareciera ser la verificación de una causal de recusación sobreviniente en cuyo caso, correspondía articular el planteo dentro del perentorio término de 48 horas de producida”, planteó la jueza.