La jueza María Eugenia Capuchetti se excusó de investigar el espionaje a Cristina Kirchner

Hernán Cappiello
·2  min de lectura
La jueza María Eugenia Capuchetti se negó a investigar el caso por el que está procesado Gustavo Arribas, jefe de la AFI de Mauricio Macri
La jueza María Eugenia Capuchetti se negó a investigar el caso por el que está procesado Gustavo Arribas, jefe de la AFI de Mauricio Macri

La jueza federal María Eugenia Capuchetti se excusó de investigar la causa de espionaje en la que está procesada la cúpula de la AFI del gobierno de Cambiemos al sostener que la propia agencia de inteligencia investigó las entradas y salidas del país de la magistrada, lo que le impide seguir con el caso.

Dijo Capuchetti que la AFI consultó al menos en tres ocasiones sus movimientos migratorios. Por eso es que el 26 de noviembre de 2020 se inhibió en las causa donde se investigaban esas averiguaciones con el argumento de que podría verse afectada su imparcialidad.

Pandemia: Alberto Fernández se reúne con Axel Kicillof por la crisis sanitaria

“Iguales razones me llevan a inhibirme”, afirmó ahora. “Aparecen investigadas aquellas maniobras de inteligencia ilegal que habrían sido adoptadas en el interior de la Agencia Federal de Inteligencia, que se corresponden con el plazo temporal de los hechos aquí investigados”, dijo.

Argumentó que en esta causa de espionaje se investigan maniobras similares. Por ejemplo, se menciona en unos audios de chats entre espías un viaje de 2018 del ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, a los Estados Unidos con su familia.

Juró la jueza María Eugenia Capuchetti, que reemplazará a Oyarbide
Ignacio Sánchez


María Eugenia Capuchetti, titular del juzgado federal 5 de la Capital (Ignacio Sánchez/)

“Se relativiza la existencia de una estricta causa de apartamiento, privilegiando apreciaciones de índole subjetiva que, valoradas conforme la lógica y la prudencia, dan cuenta de cierta afectación en la función del juzgador”, dijo la jueza.

Y sostuvo: “Pudiendo resultar damnificada por hechos similares a los de pesquisa, se vislumbra la posibilidad de que mi imparcialidad y por lo tanto el ejercicio normal de la justicia se vean afectadas”. Alegó que además ella podría ser citada como testigo. “Lamentablemente me encuentro dentro de las personas que sin motivo aparente habrían sido espiadas y, entonces, sería necesaria mi comparecencia en dicha calidad, lo que excluye mi intervención a cargo de la investigación”, afirmó.

Con estos argumentos, envió el caso a la Cámara Federal para que ese tribunal decida qué juez debe intervenir.