Juez ordena reabrir cafeterías escolares en Puerto Rico

DÁNICA COTO
Una voluntaria trae ayuda a una familia necesitada el 29 de abril del 2020 en medio de la crisis del coronavirus, en San Juan, Puerto Rico. (AP Foto/Carlos Giusti, archivo)

SAN JUAN (AP) — Un juez le dio el jueves al secretario de Educación de Puerto Rico un plazo de 24 horas para reabrir todas las cafeterías de las escuelas públicas en la isla o enfrentar el arresto, luego de que fueron cerradas por la pandemia del coronavirus y los estudiantes de bajos recursos se vieron en apuros para obtener comida gratuita.

El fallo es el suceso más reciente relacionado con una demanda presentada por varias madres y organizaciones no gubernamentales a finales de abril para exigir la reapertura de las cafeterías escolares que ofrecen atención a 292.000 estudiantes, de los cuales cerca del 70% son de escasos recursos, y que habían permanecido cerradas aproximadamente dos meses a raíz de la propagación del virus.

Desde entonces, el Departamento de Educación sólo ha reabierto algunos de los comedores, y los activistas han advertido que los alumnos siguen necesitando comida en una isla de 3,2 millones de habitantes con una tasa de pobreza superior a la de cualquier estado de Estados Unidos.

Entre los alumnos se encuentran los dos hijos de Delia Vicente, cuya cafetería escolar en un barrio de escasos recursos de la capital San Juan permanece cerrada. Vicente dijo que ella y su esposo cancelaron el contrato de un teléfono celular y dependen enormemente de cupones de comida para poder alimentar a sus hijos.

“Por los nenes hacemos lo que sea”, aseveró. “Vamos poquito a poco porque también hay que pagar la luz, hay que pagar el agua”.

Puerto Rico cuenta con cerca de 780 cafeterías escolares en toda la isla, de las cuales 152 están operando, le dijo Aniel Bigio, vocero del Departamento de Educación, a The Associated Press, y señaló que las reaperturas se realizaron con base en las solicitudes que hicieron 73 de los 78 alcaldes de Puerto Rico. Los municipios restantes lanzaron su propio plan de distribución de alimentos, subrayó.

A pesar de esas reaperturas, el fallo emitido el jueves destaca que la Secretaría de Educación no atendió una orden del mes pasado de reabrir todas las cafeterías que ofrecían desayunos, almuerzos y bocadillos diariamente a los estudiantes antes de la pandemia.

“El único curso a seguir... es la figura del desacato”, escribió el juez.

El secretario de Educación Eligio Hernández tuiteó que la dependencia obedece las órdenes de la corte y que presentará documentos que lo demuestran.

Hernández había insistido inicialmente en que no reabriría las cafeterías debido a que era demasiado arriesgado, destacando que el 64% de los empleados son de edad avanzada. En su lugar, el departamento transfirió sus alimentos a organizaciones no gubernamentales y a un banco de alimentos, pero rápidamente se agotaron, y los activistas señalaron que los recursos no estaban llegando a los más necesitados. En semanas recientes, el departamento se vio obligado a cerrar algunas de las cafeterías que habían reanudado operaciones después de que algunos de sus trabajadores fueron diagnosticados con COVID-19.

Janice Soliván, abogada de Casa Juana Colón, una de las organizaciones sin fines de lucro que presentó la demanda, criticó al gobierno por no apegarse al fallo original.

“Las organizaciones no tienen el deber de alimentar”, comentó. “Hacemos esto con mucho sacrificio porque no hay otra opción”.