Juez ordena publicar declaración jurada censurada sobre el cateo del FBI en la casa de Trump en Mar-a-Lago

·3  min de lectura
Según el FBI, había documentos clasificados en la residencia de Trump   (Copyright 2022 The Associated Press. Todos los derechos reservados)
Según el FBI, había documentos clasificados en la residencia de Trump (Copyright 2022 The Associated Press. Todos los derechos reservados)

El juez federal que aprobó el cateo del 8 de agosto de la casa del expresidente Donald Trump en Palm Beach, Florida, ordenó la publicación de una versión censurada de la declaración jurada que los agentes del FBI usaron para obtener una orden para realizar el operativo en la propiedad del expresidente.

En una orden de dos páginas emitida el jueves, el juez magistrado Bruce Reinhart declaró que el Departamento de Justicia había cumplido con el estándar legal de “razón convincente” o “buena causa” requerido para mantener selladas partes de la declaración jurada porque revelar esas partes revelaría “identidades de testigos, agentes del orden público y terceros no acusados”, así como la “estrategia, dirección, alcance, fuentes y métodos” de la investigación en curso sobre si Trump violó las leyes estadounidenses contra la retención no autorizada de información de defensa nacional y la obstrucción de investigaciones.

Agregó que mantener selladas partes de la declaración jurada también protegería la información del gran jurado que el gobierno debe mantener en secreto según las Reglas Federales de Procedimiento Penal.

“Con base en mi revisión independiente de la declaración jurada, descubro además que el gobierno ha cumplido con su tarea de demostrar que las censuras propuestas están muy bien diseñadas para servir al interés legítimo del gobierno en la integridad de la investigación en curso y son la alternativa menos onerosa para sellar toda la declaración jurada”, escribió.

El juez Reinhart ordenó al gobierno que presente la versión censurada de la declaración jurada en el sistema de archivo electrónico de la corte antes del mediodía del viernes, momento en el cual estará disponible para el público.

La declaración jurada, la cual los agentes del FBI presentaron al juez de primera instancia cuando solicitaron una orden para registrar la casa del expresidente en busca de documentos clasificados. El gobierno tenía una causa probable para creer que estaban almacenados allí, lo que podría arrojar algo de luz sobre cómo los investigadores federales sabían que Trump había guardado materiales clasificados a pesar de haber estado fuera del cargo durante casi 18 meses.

Una coalición de organizaciones de medios y el grupo conservador Judicial Watch habían abogado por la publicación de una versión no censurada del documento y citaron el extraordinario interés público en el cateo de la casa de un expresidente, algo sin precedentes.

Aunque los abogados de Trump no se sumaron a las gestiones para que se revelara el documento, los miembros del equipo legal de Trump pidieron su publicación al aparecer en los medios.

Una de las abogadas de Trump, Alina Habba, dijo durante una aparición en Newsmax la semana pasada que la posición de Trump era revelar toda la declaración jurada, para “descubrir todo”, incluidas las identidades de los testigos, “para que podamos ver qué está pasando”.

“Estos testigos no se ocultarán por mucho tiempo”, consideró.

El equipo legal de Trump filtró antes una versión no censurada de la orden de cateo de su propiedad a Breitbart News justo antes de que el juez magistrado Reinhart ordenara que se revelara días después del operativo.

La orden de cateo sin censurar contenía los nombres de dos agentes del FBI que lo llevaron a cabo, lo que provocó que algunos de los partidarios de Trump publicaran supuestos detalles personales de los agentes y sus familiares en las redes sociales.

Una copia del recibo de la propiedad proporcionada a los abogados de Trump, la cual se abrió al mismo tiempo que la orden judicial, mostró que los agentes del FBI recuperaron 11 cajas de documentos de Mar-a-Lago, la mansión de Palm Beach convertida en club privado donde el expresidente mantiene su residencia principal y su oficina pospresidencial.

Según el recibo, los agentes recuperaron varios conjuntos de documentos clasificados, incluidos algunos marcados como “información confidencial compartimentada” (o ultrasecreta) que solo deben verse en instalaciones seguras especiales.