El juez Julián Ercolini se hará cargo del jugado que ocupó Claudio Bonadio

LA NACION
·2  min de lectura

El juez federal Julián Ercolini quedará a cargo del juzgado que ocupó hasta a su muerteClaudio Bonadio. Le tocó por sorteo y reemplazará a su colega Marcelo Martínez de Giorgi, que venía subrogando este juzgado vacante.

Mientras tanto, el Consejo de la Magistratura lleva adelante el concurso para designar al futuro juez titular.

El Gobierno eligió a un abogado de Cristina Kirchner para cubrir una de las vacantes de la estratégica Cámara Federal

Ercolini elevó a juicio a Cristina Kirchner por el manejo de la obra pública, en el único proceso que avanzó hasta llevarla al banquillo (y que ella denunció como "caso paradigmático de lawfare"). Investigó además el caso Hotesur, causa en la que la expresidenta está procesada junto con sus hijos, y dio por probado, por primera vez, que al fiscal Alberto Nisman lo mataron. El juez sostuvo que fue un asesinato que "cuanto menos desde algún sector oficial [del kirchnerismo]" se quiso "instalar" como suicidio.

Ercolini fue por mucho tiempo uno de los interlocutores principales de Comodoro Py con la Corte Suprema, cuando la presidía Ricardo Lorenzetti. Durante años, la crítica más dura que recibió lo acusaba de un manejo cansino de los tiempos judiciales. Elisa Carrió, que denunció en 2008 una gigantesca asociación ilícita del kirchnerismo -denuncia que motivó una larga megacausa en su juzgado-, presentó una acusación en su contra ante el Consejo de la Magistratura.

Con la detención de Ricardo Jaime, ordenada en 2016, Ercolini se convirtió en el primer juez que encarceló a un funcionario kirchnerista por corrupción.

Su relación con Alberto Fernández

Ercolini tuvo una relación estrecha con Alberto Fernández, pero algo se rompió entre ellos y más de una vez Fernández lo criticó públicamente con dureza. Los dos compartieron en la facultad de Derecho la cátedra de Esteban Righi (exministro del Interior de Héctor Cámpora y exprocurador durante el kirchnerismo) y también su padrinazgo.

Fue con el apoyo de Righi que Ercolini desembarcó en uno de los 12 juzgados federales de la Capital en 2004. Luego de un concurso en el Consejo de la Magistratura, lo nombró Néstor Kirchner, a quien Ercolini sobreseyó meses después en la primera denuncia por enriquecimiento ilícito que tuvo como presidente. Cuando se lo recuerdan el juez aclara que se refería a 23 inmuebles adquiridos por Kirchner antes de que fuera intendente, anteriores a haber asumido como presidente.

La vida profesional de Ercolini empezó en la Justicia en 1982, en San Martín, y en 1994 ingresó a la Cámara Federal de la Capital como relator del juez Horacio Vigliani. Tras un breve paso por la Oficina Anticorrupción, volvió a tribunales como secretario letrado de la Secretaría Penal de la Corte Suprema. De ahí pasó a Comodoro Py en 2004. Juró con otros tres jueces que integraron esa camada de renovación de la justicia federal de instrucción: Daniel Rafecas, Ariel Lijo y Guillermo Montenegro, hoy intendente de General Pueyrredón.