Juez en el juicio por fraude civil de Trump amplía orden de silencio

NUEVA YORK (AP) — El juez que lleva el juicio civil por fraude empresarial de Donald Trump prohibió el viernes a los abogados del caso comentar sobre las “comunicaciones confidenciales” entre él y su personal, después de que los abogados del expresidente renovaran las acusaciones de que un empleado está envenenando el proceso.

Amenazando con “sanciones graves” por cualquier violación, el juez Arthur Engoron amplió una orden previa de silencio que prohibía a las partes en el juicio hablar públicamente sobre el personal del tribunal. La orden previa no mencionaba a los abogados de las partes, pero Engoron había sugerido el jueves que podría ampliarla.

El asunto llamó la atención un día en que Eric Trump, uno de los hijos del expresidente y alto ejecutivo de la empresa familiar, concluyó su testimonio. Dijo que confiaba completamente en contadores y abogados para garantizar la exactitud de los documentos financieros que son clave para la demanda de la secretaria de ¬Justicia de Nueva York, Letitia James.

La demanda estatal acusa a Trump y su empresa de engañar a bancos y aseguradoras exagerando su riqueza en sus estados financieros anuales. Trump y otros acusados, incluidos sus hijos Eric y Donald Trump Jr., niegan las acusaciones.

El expresidente y actual favorito republicano para 2024 debe testificar el lunes en el caso, que amenaza al imperio inmobiliario que lo lanzó a la atención pública y, eventualmente, a la política.

Al igual que la orden de silencio anterior, la nueva fue provocada por las críticas a la principal asistente legal del juez, Allison Greenfield. Inesperadamente, ella se ha convertido en un pararrayos durante el juicio.

“El derecho de la Primera Enmienda de los acusados y sus abogados a comentar sobre mi personal es ampliamente superado por la necesidad de protegerlos de amenazas y daños físicos”, escribió Engoron. Dijo que su oficina recibió “cientos de llamadas telefónicas, mensajes de voz, correos electrónicos, cartas y paquetes de acoso y amenazas” durante el juicio.

En respuesta, un portavoz de la abogada de Trump, Alina Habba, calificó el caso como “un intento de silenciar al principal oponente político de la izquierda”.

“A estas alturas no debería haber ninguna duda de que la política está impregnando nuestros tribunales”, escribió la portavoz Erica Knight en un comunicado. Ella advirtió sobre “un precedente peligroso que disminuye la integridad del sistema judicial”.

Horas antes, el abogado de Trump, Christopher Kise, había resumido las quejas que el equipo de defensa ha planteado durante más de una semana sobre las notas de la asistente al juez durante el testimonio.

El contenido de las notas no ha sido revelado. Pero los abogados de Trump dicen que los mensajes son más frecuentes cuando la defensa interroga a los testigos, y los abogados sugieren que las notas están inclinando el proceso en contra de su caso.

“Ciertamente, a menudo pienso que estoy argumentando contra dos adversarios, no contra uno”, dijo el abogado Kise al juez el viernes. “Estoy debatiendo con el gobierno, y luego estoy debatiendo con alguien que le está brindando información sobre un asunto de manera regular e inmediata”.

___

Alanna Durkin Richer contribuyó desde Boston.