El juez federal que está bajo la lupa y no sabe de qué lo cuestionan

·4  min de lectura
El juez federal Marcelo Bailaque
El juez federal Marcelo Bailaque

Uno de los invitados y presentes en el acto en Rosario, donde cien magistrados y cuatro miembros de la Corte Suprema de la Nación pusieron al narcotráfico como el principal enemigo, fue el juez federal de Rosario Marcelo Bailaque , quien admitió desconocer las acusaciones que realizaron el miércoles dos fiscales provinciales , que hicieron responsable a la justicia federal de paralizar una investigación contra el narco Esteban Alvarado, uno de los rivales de Los Monos, que actualmente está siendo juzgado en el fuero local por homicidio y asociación ilícita.

Bailaque está en el centro de las miradas, aunque -en diálogo con LA NACION- advirtió que “no tiene ninguna causa abierta en el Consejo de la Magistratura”. Dentro del fuero federal de Rosario varios magistrados observan con desconfianza algunas decisiones que se tomaron en el juzgado de Instrucción Nº4, que en su mayoría se cristalizan en demoras procesales, como por ejemplo la indagatoria a Mauricio Yebra, mano derecha del sindicalista platense de SOEME Marcelo Balcedo, que se realizó tres años después de que la Procelac presentara la denuncia, algo que terminó en la falta de mérito del gremialista. En esa causa el líder de Los Monos, Ariel Cantero, fue procesado.

Dos hipótesis distintas sobre el porvenir

El expediente que le endilgan los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery que Bailaque “planchó” fue la de Esteban Alvarado, que –según el testimonio que dio en el juicio el exjefe de la PSA Emilio Lencina– estaba siendo investigado desde 2013 y tres años más tarde el magistrado denegó la intervención de teléfonos clave de la organización y la pesquisa naufragó . Lencina relató que el 30 de diciembre el juez Bailaque denegó el pedido de hacer las escuchas, a pesar del dictamen del fiscal federal y de la Procunar. “El juez valoró que no hacía falta”, detalló en su intervención en el juicio.

En medio de este contexto en el que el narcotráfico quedó en el centro de la escena, tras la postura que hicieron pública los jueces agrupados en Ajufe y los ministros de la Corte Suprema, Bailaque quedó bajo la lupa. Desde 2017 el juez tiene una denuncia en su contra en el Consejo de la Magistratura que nunca prosperó . En 2020 el exministro de Seguridad de Santa Fe Marcelo Saín hizo otra presentación por la postura del juez de rechazar un pedido de allanamiento de una banda narco santafesina.

Marcelo Bailaque es rosarino pero su carrera judicial la inició en Santa Cruz, donde se desempeñó por una década en el juzgado de instrucción de Caleta Olivia. Llegó al juzgado federal de Rosario en 2008 y siempre tuvo un bajo perfil. Fue el que instruyó la causa Los Patrones, que en 2018 terminó en el primer juicio oral por narcotráfico contra Los Monos.

Los integrantes de la Corte Suprema con parte del centenar de jueces que se reunieron en Rosario
Los integrantes de la Corte Suprema con parte del centenar de jueces que se reunieron en Rosario


Los integrantes de la Corte Suprema con parte del centenar de jueces que se reunieron en Rosario

En los tribunales federales de Rosario nadie defiende de los cuestionamientos a Bailaque, pero admiten que hay una animosidad llamativa de los fiscales provinciales con permanentes dardos hacia la justicia federal.

En diálogo con LA NACION, el magistrado esquivó entrar en detalles sobre los cuestionamientos que recaen sobre él. “Hay que ver qué cuestionamientos se hacen”, deslizó y planteó que “la justicia federal de Rosario tiene una estructura atrasada, con muchos cargos vacantes”. “Debe ser la jurisdicción que más cargos tiene vacantes en todo el país”, explicó.

Sobre el desempeño en las causas, el juez cargó la culpa sobre los fiscales al señalar que “el Ministerio Público tiene delegadas la gran mayoría de las investigaciones” y “una que afectó que es que no hubo un cuerpo permanente de fiscales titulares”. “Van cambiando los criterios y formas de investigación”, apuntó. Bailaque dijo que desconoce las denuncias que los fiscales hicieron en el juicio a Alvarado. “Tengo que ver si hay denuncia y qué se señala para opinar”, aseguró.

El incómodo momento de Alberto Fernández con el canciller alemán por una pregunta que no era para él

El vicepresidente de Ajufe, Carlos Vera Barros, juez de Instrucción Nº3, que trabaja en el despacho frente a Bailaque, fue quien tuvo que responder preguntas ante los periodistas sobre las acusaciones de los fiscales contra su colega. “Eso es una opinión de los fiscales que habrá que ver cómo se canaliza. Si hay pruebas, habrá que exponerlas, pero entiendo que todavía no hay denuncia”, ensayó Vera Barros. Señaló que en el acto se pidió “una mayor cobertura de vacantes, la instrumentación del juicio oral, más recursos. Durante muchos gobiernos faltó conciencia y decisión política. Por eso estamos reunidos aquí, para mejorar esa situación”, sostuvo el magistrado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.