Juez federal compara Florida con ‘Stranger Things’ al rechazar la ‘Stop WOKE Act’ respaldada por DeSantis

·4  min de lectura

Un juez federal suspendió parcialmente una ley de Florida respaldada por el gobernador republicano Ron DeSantis que restringe la enseñanza en las aulas y la capacitación en los lugares de trabajo sobre raza, género y desigualdad.

En su fallo del 18 de agosto, el juez federal de distrito Mark Waller comparó al estado con “El Otro Lado” de la serie Stranger Things de Netflix, acusando a los legisladores de Florida de pisotear los derechos de la Primera Enmienda e imponer una “regulación sobre el discurso basada en puntos de vista vacíos”.

“En la popular serie de televisión Stranger Things, el ‘Otro Lado’ describe una dimensión paralela que contiene una versión distorsionada de nuestro mundo”, escribió el juez Waller.

“Recientemente, Florida ha parecido una versión del ‘Otro Lado’ en la cual se invierte la lógica de la Primera Enmienda. Normalmente, la Primera Enmienda prohíbe al estado controlar el discurso, mientras que los sectores privados pueden controlar el discurso libremente. Pero en Florida, la Primera Enmienda aparentemente prohíbe a los actores privados controlar el discurso, mientras que el estado puede hacerlo libremente”, agregó.

El juez Waller escribió que “al igual que la heroína en Stranger Things, se le pide una vez más a este tribunal que saque a Florida del otro lado”.

La ‘Individual Freedom Act’ o ley ‘Stop WOKE’ es objeto de varias demandas que desafían su constitucionalidad y alegan discriminación racial para limitar el discurso libre en el aula y el lugar de trabajo.

El gobernador DeSantis y los legisladores republicanos lucharon por la ley para enfocarse en la “teoría crítica de la raza”, un marco legal para examinar el racismo sistémico que sus oponentes han invocado para condenar ampliamente conceptos que van desde la inequidad y la justicia social hasta la enseñanza honesta sobre la historia de los derechos civiles y la violencia racista.

El gobernador firmó la legislación a principios de este año como parte de los esfuerzos de su administración para combatir lo que ha llamado “progresismo corporativo”.

La capacitación en el lugar de trabajo, que incluye cierta instrucción sobre racismo, sexismo, privilegios y ascensos basados en méritos, podría constituir discriminación por motivos de raza, color, sexo u origen nacional, de acuerdo con la ley.

La compañía de registro de lunas de miel Honeyfund.com, el franquiciado de Ben & Jerry’s Primo Tampa y la consultora de diversidad en el lugar de trabajo Collective Concepts presentaron una demanda contra el gobernador DeSantis alegando que la ley tiene como objetivo centrar una narrativa de la historia aprobada por el gobierno y hacer ilegal el discurso de cuestionamiento mientras amordaza a las empresas e instituciones privadas, violando así las Enmiendas Primera y Decimocuarta.

El juez Waller argumentó que la ley está “diseñada para exorcizar” puntos de vista opuestos, al tiempo que permite que el estado “utilice como arma” la idea de objetividad para “desacreditar aún más los conceptos prohibidos”.

Su fallo del jueves otorga una orden judicial preliminar que bloquea la aplicación de las restricciones de la ley sobre las iniciativas de capacitación en los lugares de trabajo sobre prejuicios y diversidad.

“Los legisladores de Florida bien pueden encontrar repugnante el discurso de los demandantes. Pero bajo nuestro esquema constitucional, el remedio para el discurso repugnante es más discurso, no el silencio forzado”, escribió el juez.

Shalini Goel Agarwal, abogada de Protect Democracy, que representa a los demandantes, dijo en un comunicado que esperan “proceder a juicio, ganar y ver esta ley anulada de forma permanente”.

“Es un ataque directo a los valores de la libertad de expresión estadounidense, así como a la libertad empresarial en Florida”, dijo.

Más temprano el jueves, hubo grupos de derechos civiles que presentaron una demanda por separado en nombre de un grupo de profesores y estudiantes universitarios de Florida para derogar la ley. Alegaron que Florida actúa de forma inconstitucional en la medida en que discrimina a los educadores y estudiantes negros con vagas restricciones sobre el discurso en el aula.

La ley infringe su capacidad de enseñar y aprender sobre conceptos relacionados con el antirracismo, los derechos civiles y los legados de la violencia racista, según los demandantes.

Leah Watson, abogada principal de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, dijo a los periodistas el jueves que la ley logró crear una orden de “mordaza” que restringe la enseñanza sobre el racismo y el sexismo sistémicos, limitando entonces a los educadores a respaldar solo un punto de vista y prohibiendo la instrucción sobre las formas en las que el racismo está incrustado en la sociedad estadounidense.

La ley se puede usar para silenciar a los educadores negros, que tienen más probabilidades de enseñar conceptos prohibidos, y a los estudiantes de color, que tienen más probabilidades de buscar tales enseñanzas, según Morenike Fajana, asesora legal adjunta del Fondo de Defensa Legal de la NAACP (Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color).

“Esta ley realmente trata de suprimir el discurso y la educación antirracistas”, dijo. “Tantos profesores que enseñan teoría crítica de la raza o estudios críticos de la raza… ahora tienen que enfrentar la imposible elección de seguir enseñando fielmente o violar [la ley]”.

The Independent solicitó comentarios de la oficina del gobernador, la Junta de Gobernadores de Florida y el Departamento de Educación.