Un juez español solicita interrogar al jefe del grupo israelí que creó Pegasus

·2  min de lectura

El juez que investiga el espionaje al presidente y varios miembros del gobierno español solicitó viajar a Israel para tomar declaración al director ejecutivo de la compañía NSO Group, creadora del programa informático Pegasus, informó el martes un alto tribunal.

Este magistrado de la Audiencia Nacional -que es la jurisdicción encargada de los casos de importancia nacional o internacional- convocó a declarar como testigo el 5 de julio al ministro Félix Bolaños, muy próximo al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, dentro de su investigación de este caso de enorme sensibilidad.

"El magistrado ha acordado ampliar la comisión rogatoria cursada a Israel para que una comisión judicial encabezada por él se desplace a aquel país para tomar declaración como testigo al CEO de la empresa que comercializa el programa Pegasus", indicó la Audiencia Nacional.

Este tipo de peticiones, sin embargo, deben ser aprobadas por las autoridades israelíes, que pueden demorar meses.

Hasta ahora, la comisión rogatoria solicitaba únicamente informaciones a NSO "sobre distintos extremos de esta herramienta informática".

"NSO opera bajo un estricto marco legal y confía en que esta será la conclusión a la que llegará cualquier investigación gubernamental", indicó un portavoz de NSO a AFP.

Pegasus -a través del que se puede acceder a los datos o servicios de mensajería de un celular, e incluso activar sus cámaras y micrófonos- y NSO han sido objeto de acusaciones de espionaje en años recientes.

El juez José Luis Calama abrió su investigación tras la denuncia formulada por el gobierno español el 2 de mayo, cuando reveló que los teléfonos del presidente y la ministra de Defensa, Margarita Robles, habían sido espiados con Pegasus.

El ejecutivo, que incluyó después el celular del ministro del Interior entre los afectados, aseguró que se trataba de un "ataque externo", pero que no sabía quién estaba detrás.

Varios medios españoles señalaron entonces a Marruecos, que atravesaba una compleja crisis diplomática con España cuando se produjeron los hechos.

En su comunicado, la Audiencia Nacional informó también de que el juez escuchó ya este viernes el testimonio de la antigua jefa de los servicios de inteligencia españoles (CNI), Paz Esteban, destituida el 10 mayo tras la polémica.

El escándalo había explotado el 18 de abril, cuando Citizen Lab, un proyecto de ciberseguridad de la Universidad de Toronto, públicó un informe que identificaba a más de 60 independentistas cuyos teléfonos móviles habrian sido atacados entre 2017 y 2020 con el software israelí.

Poco después el gobierno reconoció que Sánchez y la ministra Robles habían sido espiados en mayo y junio de 2021 con este programa.

str-hmw/mg/rs/du/mb

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.