Juez: Coral Gables evadió la opinión del público al aprobar un Wawa. El proyecto está en el limbo legal

·5  min de lectura

La municipalidad de Coral Gables evadió la opinión pública e incluso una votación de sus propios comisionados con la aprobación subrepticia de los planes para una tienda de conveniencia y gasolinera Wawa frente a una escuela primaria, dijo un juez en una decisión que podría poner en peligro el proyecto.

El intento de la ciudad de desestimar una demanda que intenta detener la construcción del Wawa en la esquina noreste de la U.S. 1 y Grand Avenue fue rechazado por el juez Michael Hanzman, del Tribunal de Circuito de Miami-Dade, quien dijo que la abogada municipal de Coral Gables, Miriam Soler Ramos, se extralimitó en sus funciones cuando permitió que el plan para un restaurante se cambiara por una tienda y una gasolinera de seis bombas.

Hanzman preguntó durante una audiencia el miércoles si Soler Ramos tenía tal “autoridad sin restricciones” que hipotéticamente podría haber desechado el restaurante y cambiarlo por una librería para adultos en su lugar.

“No encuentro esa autoridad en absoluto”, dijo. “Parece que se ha inventado de la nada. Es una autoridad autoproclamada que no tiene absolutamente ningún efecto legal porque uno no puede delegar en sí mismo una autoridad que no tiene”.

El rechazo rotundo de Hanzman a los argumentos de la ciudad fue una victoria para los opositores al Wawa , que dicen que no debe estar a menos de 300 pies de la entrada de G.W. Carver y que la ciudad infringió sus propias ordenanzas al apresurar el proyecto sin la debida supervisión o debate público. Su decisión deja el proyecto en un limbo legal, al menos por ahora.

A una organización de base formada por padres de alumnos de la escuela Carver y algunos vecinos de los barrios circundantes de Gables y West Grove —denominada Proyecto de Responsabilidad de Coral Gables— le preocupa que la tienda y la gasolinera generen tráfico, contaminación y delincuencia. La escuela intermedia Carver está detrás de la primaria y los dos campus tienen 1,500 estudiantes. La Junta Escolar de Miami-Dade también se opone al Wawa y dijo que la ciudad nunca le notificó sobre el proyecto.

“Es un gran paso adelante para los vecinos porque están haciendo que su gobierno rinda cuentas”, dijo David Winker, el abogado que representa a los opositores. “La ciudad trató de imponer este proyecto ante la gente. Lo que hizo el Ayuntamiento fue un error y fue arrogante”.

“Una gasolinera Wawa en ese lugar no es un buen proyecto. Nadie quiere una gasolinera. Tampoco necesitamos otra gasolinera. Entonces, ¿cómo hemos llegado a esto?”

Un nuevo Wawa abrió en Davie en 2017.
Un nuevo Wawa abrió en Davie en 2017.

La ciudad, representada por la abogada Annie Hernández Gámez, del bufete Holland and Knight, argumentó que una resolución de 2015, un acuerdo de demanda de 2017 y el código de zonificación dieron a Soler Ramos y al administrador de la ciudad la autoridad para firmar lo que describió como una modificación menor del plan del sitio para la propiedad de 1.7 acres, que tiene una historia complicada. Originalmente designado para levantar viviendas asequibles, fue alterado durante 17 años de propuestas fallidas para una urbanización de uso combinado y luego un restaurante.

“Supongo que usted no me está escuchando porque no creo que fuera una modificación menor”, dijo Hanzman a Hernández Gámez. “No me convence lo que está diciendo . Esto no parece una modificación del plan del sitio. Parece un cambio de uso de un restaurante a una gasolinera. Nada de esto es menor para mí. Parece poco sincero que la ciudad diga ahora que es algo menor.

“Las decisiones sobre el uso del suelo pueden tener un impacto dramático en la salud y el bienestar de una comunidad”.

Aunque algunos vecinos de la comunidad históricamente afroamericana apoyan el Wawa, Winker dijo que un proyecto así no se habría propuesto en un barrio blanco.

“La ciudad parece haber intentado aplacar a una comunidad que está siendo víctima de nuevo”, dijo. “Esto solo ocurre en los barrios afroamericanos. Nunca ocurriría frente a una escuela en un barrio blanco. Una de mis clientes es una afroamericana propietaria de una vivienda y le preocupa que el valor de su propiedad se desplome”.

El Ayuntamiento tiene 10 días para responder a la demanda, contra la que podría seguir luchando, o podría intentar mantener vivo el proyecto haciendo revisiones y volviendo a presentarlo para su aprobación.

La construcción se detuvo desde que se presentó la demanda. El terreno fue anteriormente despejado, se cortaron árboles y se levantó una valla, pero los equipos que se llevó al lugar están inactivo.

“Si Wawa reanuda las obras, les haremos un requerimiento judicial”, dijo Winker. “Queremos que se revoquen los permisos de construcción”.

La entrada principal de la escuela primaria G.W. Carver en Grand Avenue está a unos 300 pies de donde se construiría una gasolinera y tienda Wawa. LINDA ROBERTSON
La entrada principal de la escuela primaria G.W. Carver en Grand Avenue está a unos 300 pies de donde se construiría una gasolinera y tienda Wawa. LINDA ROBERTSON

El departamento de vivienda Pública de Miami-Dade cedió el terreno a la asociación sin fines de lucro Lola B. Walker Homeowners Association del barrio en 2003 a cambio de $10. El objetivo era construir un proyecto que beneficiara a la comunidad, revitalizara Grand Avenue y proporcionara viviendas en una zona con una gran escasez de lugares asequibles para vivir.

Los propietarios formaron una empresa privada con fines de lucro con la promotora inmobiliaria Debra Sinkle Kolsky, llamada Bahamian Village. Pero a lo largo de los años, sus planes para un proyecto residencial-comercial, y luego varios conceptos de restaurante, se fueron cayendo hasta que finalmente en 2020 un nuevo proyecto con lo que Soler Ramos denominó “modificaciones significativas” —un Wawa y una gasolinera— obtuvo luz verde.

Se aprobó a través de un acuerdo especial de conciliación que permitió a la ciudad renunciar a las tarifas, omitir las audiencias públicas, “acelerar el proceso de revisión y aprobación” y permitir que la abogada de la ciudad y el administrador de la ciudad finalizaran los planes por sí mismos. El acuerdo se negoció en 2015 cuando el condado amenazó con recuperar sus terrenos porque no se había construido nada en ellos y los propietarios pidieron a la ciudad que interviniera para no perder los terrenos, cuyo valor se estima ahora en $8 millones.

La ciudad ha negado cualquier crítica al acuerdo como secreto y dijo que se hizo en apoyo de los vecinos a favor de Wawa. Soler Ramos defendió previamente el proceso como transparente, diciendo que la urbanización del sitio “se ha discutido públicamente en muchas, muchas ocasiones”.

Las escuelas y el emplazamiento de Wawa se encuentran en un fragmento triangular de Coral Gables adquirido por el fundador de la ciudad, George Merrick, en 1925 como zona segregada para los trabajadores afroamericanos del hogar y la construcción.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.