Juez concede tres suspensiones en obras del Tren Maya en Yucatán

·1  min de lectura

MÉRIDA, Yuc., febrero 18 (EL UNIVERSAL).- Los litigios en contra del Tren Maya no terminan, pues organismos civiles informaron que el Juzgado Cuarto de Distrito concedió tres nuevas suspensiones, que ordenan detener los trabajos en el tramo tres (Calkiní-Izamal) en Yucatán por posibles afectaciones ambientales.

Los recursos legales fueron presentados por la Asamblea de Defensores del Territorio Maya "Múuch’ Xíinbal", el Colectivo Chuun t’aan Maya y Grupo Indignación, quienes aseguran que los pobladores no tuvieron acceso al Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), y por tanto, se violentó el derecho a la información, pues la comunidad no pudo acceder a los estudios que sustentan la construcción del mega proyecto.

Valiana Aguilar, de la Asamblea Múuch Xíinbal, comentó que estos recursos fueron presentados con el aval de más de 30 pueblos, pues consideran que la obra pone en riesgo su vida.

"Esta obra no impactará negativamente, no solo en el tema ambiental, sino que además causará división en las localidades, inseguridad y un turismo desmedido", aseguró.

Esta suspensión temporal se suma a las otras realizadas a finales del año pasado en varias comunidades de Campeche y Chiapas.

"Se ordena la detención de los trabajos de construcción que impliquen deforestación o puesta en riesgo de especies de animales autóctonas del territorio del Estado", subrayó.

Los tres juicios de amparo se presentaron el 20 de enero pasado, y unas semanas después, la autoridad judicial ordenó que se detengan las obras relativas al tramo tres.

Estos amparos, indicaron, muestran que el Ejecutivo Federal ha violado sistemáticamente los derechos de las comunidades mayas a la libre determinación al invisibilizarlas y excluirlas del proceso de tomas de decisión sobre un proyecto que les afecta.