Juez brasileño ordena investigar acusaciones de exministro Moro contra Bolsonaro

Jordi MIRO
·3  min de lectura

Un juez del Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) ordenó investigar las acusaciones del recién dimitido ministro de Justicia, Sergio Moro, contra el presidente Jair Bolsonaro, de quien dijo que buscó "interferir" en investigaciones policiales. El juez Celso de Mello dio a últimas horas del lunes un plazo de 60 días para que la Policía Federal (PF) interrogue a Moro, un exjuez identificado con la lucha contra la corrupción, sobre sus explosivas acusaciones tras dimitir el pasado viernes del gobierno. Las conclusiones, que deben ser entregadas al Fiscal General de la República, Augusto Aras, pueden abrir el camino a un pedido de juicio contra el presidente o a una acusación por falso testimonio contra Moro. Según Celso de Mello, "los crímenes supuestamente practicados por el señor Presidente de la República" parecen tener "íntima conexión con el ejercicio del mandato presidencial", lo que permite la investigación del mandatario. El documento enumera siete posibles delitos cometidos por Bolsonaro, entre ellos prevaricación y obstrucción a la justicia. - Procedimientos - En caso de que el fiscal Aras encuentre elementos que respalden una denuncia formal contra Bolsonaro por delitos comunes, corresponderá a la Cámara de Diputados autorizar que la investigación sea llevada a cabo por el STF, con la separación del mandatario del cargo por lo menos hasta que se emita el fallo. Este procedimiento difiere del impeachment (considerado un juicio político por "crímenes de responsabilidad" en el cumplimiento de sus funciones), que aprueba la Cámara de Diputados pero que lleva a cabo el Senado, tal como ocurrió con la destitución de la izquierdista Dilma Rousseff en 2016. En 2017, la Fiscalía pidió abrir dos investigaciones contra el entonces presidente Michel Temer por supuestos crímenes comunes, pero las solicitudes fueron rechazadas por la Cámara. Estas tensiones se producen en plena crisis sanitaria mundial por la pandemia de coronavirus, con fuertes críticas de Bolsonaro a gobernadores que aplican medidas de aislamiento social que a sus ojos paralizan la economía. Una encuesta publicada el lunes por la noche muestra división de opiniones sobre el futuro de Bolsonaro. Un 45% de los brasileños opina que el Congreso "sí debería" abrir un proceso contra el mandatario, frente al 48% que opina lo contrario, indica la encuesta de Datafolha, publicada por el diario Folha de S. Paulo. Sin embargo, el mandatario, que es objeto desde hace semanas de sonoros cacerolazos de rechazo en varias ciudades, sigue teniendo una base de apoyo estable en relación a diciembre del año pasado. Un 33% de los brasileños considera que su gobierno es bueno o muy bueno, frente al 30% de diciembre. El porcentaje de quienes consideran al gobierno regular bajó de 32% a 26% y el que lo califica de malo o pésimo pasó de 36% a 38%. La encuesta fue realizada el lunes, con 1.503 personas interrogadas por teléfono. Su margen de error es de tres puntos porcentuales. Moro, uno de los ministros estrella del mandatario ultraderechista por su papel en la megaoperación anticorrupción Lava Jato, presentó su renuncia después de que Bolsonaro destituyera al jefe de la PF, un órgano de investigación que depende del Ministerio de Justicia.En los bastidores, el cambio de director de la Policía Federal es visto como un intento de Bolsonaro de controlar investigaciones que cercan a su familia y a aliados políticos.Bolsonaro nombró este martes a un abogado de perfil moderado, André Mendonça, como nuevo ministro de Justicia, y a un amigo de su familia, Alexandre Ramagem, al frente de la Policía Federal (PF), que investigará denuncias en su contra.Una de las investigaciones que rondan a Bolsonaro o a su entorno, abierta en marzo de 2019, evalúa campañas de noticias falsas para amenazar o calumniar a jueces del STF que contrariaron proyectos del jefe de Estado, como la liberalización del porte de armas, por ejemplo.Otra, incoada por Aras el 21 de abril, investiga una manifestación realizada en Brasilia por partidarios de Bolsonaro que pedían una intervención militar. El propio jefe de Estado, un admirador de la dictadura militar (1964-85), fue a saludar a los participantes en ese acto.