El juez Alberto Lugones, cercano al kirchnerismo, presidirá el Consejo de la Magistratura

Iván Ruiz

Por unanimidad, el Consejo de la Magistratura eligió al juez Alberto Lugones como su nuevo presidente

El juez Alberto Lugones, un magistrado cercano al kirchnerismo, fue elegido ayer por unanimidad presidente del Consejo de la Magistratura para 2020. Lugones, camarista en San Martín, fue elegido al mediodía en un plenario colmado de personalidades del mundo judicial y después de un acuerdo político que incluyó tanto al oficialismo como a la oposición.

Lugones será secundado por Ricardo Recondo, un histórico referente de la Asociación de Magistrados, cercano a la oposición. Después de seis años, dos jueces quedarán al frente del organismo que se dedica a nombrar y controlar magistrados.

La decisión fue presentada por las distintas facciones internas que reúnen a los jueces como un guiño del Gobierno en medio de un conflictivo panorama que incluye las discusiones por las jubilaciones especiales de los jueces y por la ampliación del pago de impuesto a las ganancias que impulsa la Casa Rosada.

"Las investigaciones contra los jueces deben ser concluidas en el menor tiempo posible porque no funciona el Poder Judicial sin la tranquilidad que nosotros le debemos garantizar. Y tenemos que abstenernos de inmiscuirnos en facultades investigativas propias del Poder Judicial", remarcó Lugones en un breve discurso que leyó ante el plenario.

Antes, en diálogo con LA NACION, Lugones había afirmado que hay "abusos en las prisiones preventivas" y que "hay sentencias basadas en testimonios complejos, como testigos comprados, como pasó en el caso [de Amado] Boudou".

La elección de nuevas autoridades fue presenciada por el número dos del Ministerio de Justicia de la Nación, Juan Martín Mena; el juez Daniel Rafecas, candidato del Gobierno a la Procuración General; Cristina Caamaño, titular de la Agencia Federal de Inteligencia; el senador Luis Naidenoff, y el diputado Héctor Recalde. También, por los camaristas Ángela Ledesma, Ana María Figueroa, Diego Barroetaveña, Alberto Dalla Via y Santiago Corcuera, entre otros.

El plenario eligió también a la diputada Graciela Camaño como presidenta de la Comisión de Selección, el órgano que se encarga de elaborar las ternas de jueces que después serán elevadas a la Casa Rosada.

Será la labor más importante que tenga el Consejo por delante, ya que probablemente tenga una docena de cargos por completar solo en los tribunales de Comodoro Py, procesos de larga duración, pero que comenzarán -en su mayoría- en el transcurso de este año. Camaño será secundada por el juez Juan Manuel Culotta.

El abogado Diego Molea, cercano al kirchnerismo, quedará a cargo de la Comisión de Disciplina y Acusación, el órgano que se encarga de las investigaciones por mal desempeño de los jueces. Como vice asumirá la abogada opositora Marina Sánchez Herrero. El temario de Disciplina perdió potencia después de la muerte del juez Claudio Bonadio, quien tenía dos expedientes abiertos en el Consejo por denuncias de dirigentes kirchneristas.

La comisión ahora solo cuenta con otras dos investigaciones de resonancia política por resolver. El organismo deberá tomar una decisión sobre el futuro de la investigación por los viajes en aviones privados realizados por el juez Rodolfo Canicoba Corral.

Por otro lado, el propio Molea deberá resolver el expediente por el supuesto soborno que habría cobrado el juez Luis Rodríguez para beneficiar al testaferro de los Kirchner Daniel Muñoz y a su viuda Carolina Pochetti en una causa.

En el resto de las comisiones también fueron nombrados el abogado Juan Pablo Más Velez en Administración, secundado por el senador oficialista Mariano Recalde. La diputada Vanesa Siley quedó como titular de la Comisión de Reglamentación y asumirá como vicepresidenta la senadora radical Silvia Giacoppo.

Traslados

En su primer discurso, Lugones hizo referencia a uno de los temas más polémicos durante la gestión macrista: el traslado de jueces federales. "El funcionamiento del Consejo ha sido objeto de múltiples críticas en los últimos años, incluso algunas de ellas muy duras, las que deben funcionar como disparador para replantearnos respecto de las que tienen asidero y aquellas injustificadas. Vayan como ejemplo las situaciones abusivas en el traslado de los magistrados" [durante la gestión de Mauricio Macri], una frase que despertó aplausos entre el público kirchnerista. Al oficialismo, encarnado por el consejero Gerónimo Ustarroz, no se le escapa que tanto el juez Leopoldo Bruglia como su colega Pablo Bertuzzi ingresaron a la Cámara Federal por un traslado que tuvo el aval de la Corte Suprema, pero que no contó con los votos del Senado, un paso ineludible para los jueces que concursan por sus cargos.