Juchitán apuesta por una Guelaguetza inclusiva

·3  min de lectura

JUCHITÁN, Oax., julio 30 (EL UNIVERSAL).- A pesar de tener una discapacidad de origen auditivo, pues no oye, ni habla, Gustavo Sánchez Morgan no tiene impedimento para moverse con la música tal como lo hace el resto de los danzantes; él aplaude, grita, sonríe y agita el paliacate sin apartar la mirada de su pareja de baile, además de atender las instrucciones que el maestro proporciona con las manos.

Sánchez Morgan es un joven independiente de 20 años, que durante el día se dedica a manejar un mototaxi en Juchitán, mientras que en las tardes de estos días acude, con apoyo de su madre, Sebastiana Morgan Alegría, a ensayos y entrevistas.

Es de los más puntuales en llegar a los ensayos y de los últimos en irse. Aunque baila en grupos de danza desde los 15 años, es la primera vez que forma parte de la Delegación de Danza de Juchitán, que se presentará en la Guelaguetza 2022, en el segundo Lunes del Cerro.

Antes sólo participaban grupos o danzantes con trayectoria o personas afines al grupo político en el poder; no obstante, gracias a que la autoridad municipal abrió la convocatoria, Gustavo Sánchez logró cumplir uno de sus sueños, así como otros bailarines que por primera vez representarán al pueblo zapoteca en la Guelaguetza.

Sebastiana Morgan dice que su hijo es muy persistente en lo que se propone. Un día, cuenta, lo envió al municipio a dejar sus documentos para el servicio militar, pero al ver la convocatoria de danza depositó sus papeles en la Dirección de Cultura; un mes después fue elegido con 27 bailarines más.

"No sabía si había realizado el trámite bien, así que fui a ver con él al otro día. Primero creí que se había equivocado de oficina. Le dije ‘no, allí no Gustavo, eso es danza’. Él me respondió que no se equivocó, que eso era lo que quería. Yo siempre he visto a Gustavo como un tesoro, mi tesoro, pero ahora todo el mundo verá ese tesoro que es mi hijo", comenta.

Gustavo mostró una habilidad para el baile desde niño, sólo con sentir las vibraciones del sonido. Sus primeros pasos en un grupo de danza fueron en la secundaria. A este joven le apasiona enseñar a otras personas a bailar, por lo que su madre le ve madera de maestro de danza.

"Me emociona mucho su logro, conseguir su sueño. Desde niño iba de chambelán en las fiestas; lo buscaban mucho en la colonia donde vivimos. Yo estoy sorprendida de cómo logra enseñar a niñas a bailar en sus fiestas de quince años o clausuras de los ciclos escolares. Tiene un don para la enseñanza".

Delegación incluyente

Esta es la primera vez que Juchitán estará representado por una delegación surgida de una rigurosa selección y no por un grupo de danza formado. Por primera vez en décadas, hubo una competencia abierta a la participación de personas de todas las edades y condiciones, lo que la convierte en la delegación más inclusiva de las que se presentarán en la Rotonda de las Azucenas, indica Iber de Jesús Orozco, director artístico.

"Es una selección que salió del pueblo, con hombres y mujeres que van de los 42 años a los 18 años; por primera vez no es un grupo de danza. Tenemos a Gustavo que tiene desarrollado el aspecto visual, lo que le ayudó a adaptarse rápido. Es una delegación inclusivo-profesional que dará lo mejor de sí al bailar parte de nuestras tradiciones".

Jorge Margariño, director de Cultura municipal, señala que es la primera vez que en la preparación de la delegación participa el jurado de selección, especialistas en la cultura y danza. El fin es infundir en los bailarines el orgullo de representar al pueblo de Juchitán.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.